¿Aún no has visto The End Of The F***ing world?

Este mes de enero de 2018 ha llegado a España un nueva serie original de NetflixThe End Of The F***ing world, una producción británica dirigida por Jonathan Entwistle. Si todavía no sabes de qué va o estás dudando en empezarla, aquí te traemos cinco razones por las cuales no deberías dejarla pasar.

Esta serie nos narra la vida desde dos puntos de vista, la del joven James (Alex Lauther) y la de su novia Alyssa (Jessica Barden), que están en contra del mundo y deciden huir juntos para ser libres y escapar de sus aburridas vidas. Todo se irá descontrolando hasta unos niveles que jamás hubiesen imaginado.

The End Of The F***ing World

1. Un proyecto completamente diferente

Cuando empiezas la serie, desde los primeros momentos ves que es algo que no habías visto hasta ahora. Esta serie no tiene una trama definida, va siguiendo las decisiones que toman los personajes y eso hace que en ningún momento te esperes lo que va a pasar, así que consigue pillarte por sorpresa. Es muy humana y muy real en ciertos aspectos, y aunque desde el principio te presentan a los dos personajes principales tal y como son, parece que no llegas a conocerles del todo. Una serie sencilla pero que destaca por su originalidad.

2. Alex Lawther y Jessica Barden

Estos dos actores son los protagonistas de la serie, y después de verla te resultará imposible imaginarte un trabajo igual de bueno con otro elenco. Además de que sus actuaciones están hechas a la perfección, se nota como según la serie avanza la química entre estos va mejorando y además consiguen transmitirte todo tipo de emociones dentro de un perfil que pocas veces hemos visto en televisión.

3. Guion intenso pero muy bueno

Basada en la novela gráfica de Charles Forsman, nos presentan como protagonistas a dos adolescentes, James y Alyssa, cada uno con una personalidad diferente y una forma de ver la vida muy peculiar. Nos traen una idea muy buena que es la de plasmar la vida de estos dos chicos tal cual es, con sus momentos buenos, sus momentos malos y muchos, muchos momentos raros e incómodos.

4. Fácil de ver en poco tiempo

Es cierto que la serie probablemente bajaría el nivel si la hubieran alargado. The End Of The F***ing World consta de ocho capítulos de veinte minutos cada uno, algo que hace que una vez que te enganchas no quieres dejar de verla. Los capítulos se hacen muy amenos y antes de querer darte cuenta, la has acabado.

5. Te hace pensar

Tanto desde el inicio como en los momentos más cruciales hasta el final, esta serie te hace reflexionar en cada capítulo, la realidad desde la que está hecha hace que llegues a empatizar con los personajes en muchos momentos (ya sea con el personaje de Alyssa o con el de James). Es un proyecto muy corto pero que, aunque a primera vista parezca que simplemente es una tragicomedia disparatada, está llena de mensajes que acabas entendiendo.

Deja un comentario