Empezamos la 15º Edición de la Muestra SyFy

Es Moobys somos muy fans de la Muestra SyFy. Tras 15 años proyectando su particular selección de terror, ciencia ficción y fantasía han conseguido una gran cantidad de seguidores acérrimos, que disfrutan de un buen fin de semana lleno de cine y cachondeo. Como la propia maestra de ceremonias Leticia Dolera dijera en la pasada edición, la sala principal del Palacio de la Prensa es la sala de ser gamberro, reír y comentar la película; la Sala Mandanguer, donde las películas malas se hacen buenas.

El día anterior, se proyectó como película de apertura A Wrinkle in Time, la nueva película de Disney que adapta la novela homónima de Madeleine L’Engle. No entraré demasiado en detalle pero la película no es de las mejores de la factoría, con un guion infantil, diálogos ridículos y un doblaje que no ayuda nada a meterse en la historia. Este tipo de películas habría caído en saco roto en una proyección normal pero en la Muestra Syfy, el cachondeo se apoderó de la sala. Todos los años ocurre, pero para alguien que no sepa de qué va la muestra (donde la gente se pone a corear, a hacer chistes o incluso a burlarse de la gente que pide silencio) puede resultar irritante. Para estar en silencio está la Sala 2. Por otro lado he de reconocer que en Un pliegue en el tiempo el público se vino tan arriba con los comentarios que se hacía complicado escuchar algún diálogo en la parte final.

A Day

A Day, un día y otro y otro…

Pero ya metidos en harina de la verdadera muestra el viernes, nuestro día comenzó con A Day, del coreano Cho Sun-Hoo. Un doctor vuelve de viaje para ver a si hija, pero de camino a casa se ve interrumpido por un accidente en la carretera, cuando va en auxilio de las víctimas, descubre que una de ellas es su propia hija. Cuando se da cuenta de ello el día vuelve a repetirse. Tras varias repeticiones, comienza a darse cuenta que hay varias personas que, como él, están reviviendo el mismo día una y otra vez.

En A Day estamos ante otra de esas películas de repeticiones en el tiempo como puede ser la clásica Atrapado en el tiempo o Feliz día de tu muerte. El director coreano riza el rizo añadiendo drama familiar y muerte, ya que cada día termina con la muerte de la hija y de alguno más de los implicados. La historia es sencilla (aunque se vuelve un tanto alambicada en la parte final) y previsible pero está bien desarrollada. Obviamente resulta un poco repetitiva pero es más que correcta para una muestra de éste estilo.

Downrange, para el mandanguer

A falta aún de dos días, me arriesgaría a decir que Downrange ha sido la película del cachondeo de la Muestra Syfy 2018. La película nos presenta a un grupo de jóvenes compartiendo coche en medio de Estados Unidos que de repente sufren un pinchazo y se ven obligados a parar y cambiar la rueda. Rápidamente se percatan que están siendo el objetivo de un francotirador y deberán pensar en alguna manera de poder escapar o pedir ayuda.

Películas como Downrange son ideales para esta muestra. Realizada con un presupuesto muy reducido y un argumento sencillo forman una película de Serie B ideal para ver con colegas y echarte unas risas. Si en lugar de cinco amigos en un salón, tienes a cientos de frikis en una sala de cine, pues mejor. El gore y la violencia siempre son bien recibidos en la muestra y en Downrange hay a montones. Los diálogos y las situaciones ridículas también, llegando la sala entera a corear el nombre de un personaje (Todd Acosta, que parece salido de un chiste malo) varias veces.

Braw Cell Block

Brawl in Cell Block 99, mejor como serie

Con el ánimo encendido después de Downrage, nos dispusimos a ver la 2 horas y 15 minutos de Brawl in Cell Block 99, con un irreconocible Vince Vaughn metido a criminal. Dirigida y escrita por S. Craig Zahler, creador de la bien recibida Bone Tomahawk, nos cuenta el drama de Brad, un tipo con principios y preocupado por su mujer pero que termina en la cárcel por transportar droga y no delatar a su jefe. Debido a los problemas con un traficante de la competencia, su mujer embarazada termina secuestrada, y sólo la liberarán si mata a un convicto de una de las peores cárceles del estado.

He de reconocer que después de un viernes muy largo, las más de dos horas de Brawl in Cell Block 99 se me atragantaron. Es una película larga que además se toma mucho tiempo para presentar las situaciones. La impaciencia se iba tornando en irritación cuando pasada una hora y media parecía que no iba a llegar el momento en el que se empezase a desarrollar bien la trama. La historia parece mucho más propia de una miniserie debido al carácter episódico de la misma (la vida de Brad fuera de la cárcel, la prisión de media seguridad con sus secundarios, la de máxima seguridad y el alcaide, etc.) y no cabe duda de que el púbico tampoco estaba preparado para ello. Vince Vaughn hace un trabajo genial y está irreconocible con la cabeza afeitada y con los kilos que ha perdido e incluso en las peleas demuestra que puede resultar imponente e intimidante (no olvidemos que mide casi 2 metros) aunque carezca de cualquier tipo de agilidad en escenas de acción.

Deja un comentario