Se ha estrenado en España el 20 de abril

Vidas sin sentido en un pequeño pueblo de la República Checa, personas que no encuentran el sentido a su vida y simplemente se dedican a fastidiar la de los demás. Ésa es la sensación que da la película de Petr Vaclav.

Nunca estamos solos nos cuenta la historia de un grupo de personas que viven en un pequeño y olvidado pueblo de República Checa, donde lo único que destaca un poco y entretiene a sus ciudadanos es la cárcel y el burdel. Allí conocemos a la dependienta de un supermercado, una mujer frustrada con su vida que convive con un marido hipocondríaco (y odioso) y sus dos hijos, uno con problemas de aprendizaje y otro con problemas a secas. La dependienta se enamora perdidamente del portero de un burdel (y putero), pero éste está más interesado en una de las empleadas del burdel. Todo un laberinto de relaciones intrincadas donde nadie es feliz y todos tienen envidia del otro.

Hipocondríaco de Nunca estamos solos

 

Nunca estamos solos no convence

La película es un despropósito constante, lo que el director busca es molestar al espectador, y eso sin duda lo consigue con escenas como la del hipocondríaco en el baño. Es inevitable coger manía e incluso asco a los protagonistas, con sus actos egoístas y su falta de interés por nadie que no sean ellos mismos. El pueblo parece una ciudad sin ley donde matar está permitido y tan pronto ponen mil candados para protegerse como desaparece un niño y nadie se entera. Las historias se quedan a medias y no hay un sentido global, sólo pequeñas narraciones, como cortos desvinculados.

En general la película no convence a excepción de los niños, que son los que le dan un poco de sentido y coherencia al film, puesto que sus actos al fin y al cabo son reflejo de lo que son sus padres, desconocidos que sólo se preocupan de ellos mismos y no miden las consecuencias de sus actos. Parte de la película está en color y parte en blanco y negro pero sin seguir una lógica ni un sentido.

Director: Petr Vaclav.

Reparto: Karen Roden, Lenka Vlasáková, Miroslav Hanus, Zdenek Godla, Klaudia Dudova.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here