La película está basada en el libro homónimo de Isaac Rosa

Es duro trabajar a diario una jornada completa siendo un desconocido, pero, ¿serías capaz de hacer eso mismo con público?

En La mano invisible, el primer largo de David Macían, el director pone en pantalla la novela de Isaac Rosa, metáfora de la precariedad laboral que inevitablemente nos hace plantearnos cómo reaccionaríamos nosotros. ¿Podríamos realizar nuestro trabajo a diario delante de un público que opina, abuchea o aplaude?

La película nos muestra a once personas en una nave industrial, todas ellas contratadas para hacer su trabajo frente a un público: un albañil, un carnicero, una costurera, una teleoperadora, un camarero, un mozo, un mecánico, un informático, una empleada de fábrica, un guardia de seguridad y una limpiadora.

Todos ellos se quedaron sin trabajo debido a la crisis, aunque cada uno con un motivo distinto: hacer huelga, tras trabajar en el extranjero…cada personaje tiene su propia historia y su propia manera de afrontar el trabajo diario.

la mano invisible

La empresa, que no aparece y sólo muy de vez en cuando llama a alguno de los operarios y lo hace para pedirles más producción, lleva a cabo este experimento que los empleados no entienden y que poco a poco empieza a molestarlos más y más. ¿Es una obra de arte, es un reality show o simplemente un experimento?

La película no se hace larga en ningún momento a pesar de que en muchos de los planos simplemente vemos a los trabajadores ejerciendo su oficio, algo que de alguna manera hipnotiza. Enseguida conocemos un poco más del carácter de cada uno de los empleados de esa fábrica, y es inevitable compararnos con personas con las que hemos trabajado o incluso con nosotros mismos. Son de alguna manera estereotipos de empleados que con el paso del tiempo allí empiezan a mostrar su verdadera forma de ser.

Curiosamente, aunque en un primer momento puede parecer que los únicos que están siendo puestos a prueba en esa fábrica son los que ocupan el escenario, al final todos ellos forman parte de este experimento, todos son marionetas de unos jefes invisibles.

La película busca así no sólo poner en evidencia la terrible situación laboral a la que nos enfrentamos a diario, también el hecho de que como público no estamos haciendo absolutamente nada para poner solución al problema de la explotación laboral y se pregunta si en algún momento reaccionaremos, como lo hacen algunos de los protagonistas, o si seguiremos aguantando todo lo que nos echen. 

 Director: David Macián.

Reparto: Marta Larralde, Marina Salas, Josean Bengoetxea, José Luis Torrijo, Edu Ferrés, Barbara Santa-Cruz, Daniel Pérez Prada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here