Para fans de la novela romántica (y de Escocia, claro)

Olivia Ardey, la escritora nacida en Alemania que reside en Valencia con su familia, poco a poco se ha ido haciendo un hueco dentro de la literatura romántica española gracias a títulos como Regálame París o En la Toscana te espero. Su narrativa, tan romántica como adictiva, ya cuenta con muchísimos seguidores en España.

En Si te quedas en Escocia, Ardey nos presenta a Carol y a Mac (Lord James MacLeod), dos desconocidos que se dedican a la compra y venta de obras de arte por todo el mundo y que conectan nada más conocerse en un avión de forma casual. ¿O no fue tan casual?

Si te quedas en Escocia

Carol y Mac lucharán uno contra el otro en una subasta por un objeto muy importante para la familia de Mac. Un engaño inocente, el regreso del pasado de ambos a sus vidas y algún que otro ex malintencionado son los ingredientes de esta novela que cabalga entre Inglaterra y Escocia y que hará las delicias de las personas más románticas.

La química entre los dos protagonistas es innegable desde el primer capítulo, porque aunque Carol es como es, inglesa, es inevitable enamorarse de Mac, un escocés de pura cepa con todo lo que eso conlleva. La autora nos muestra desde el principio las cartas con los dos protagonistas, haciendo que el lector se sienta rápidamente cómodo con ellos, pero los secundarios también juegan un papel importante, ocupando bastantes tramas de la novela y haciendo que los conozcamos a todos realmente bien cuando la terminamos.

El libro juega mucho con las nacionalidades de sus protagonistas, dotándolos de muchos rasgos relacionados con su procedencia. En el caso de Mari, la compañera de piso de Carol, es un acierto porque Carol es inglesa y en ocasiones un poco sosa pero como a Mari le sobra salero por los cuatro costados hacen un buen equipo.

En general se trata de un libro fácil de leer que no te hace pensar demasiado pero sí pasar un buen rato con las aventuras y desventuras de Mac y Carol. El final puede que sea un tanto predecible, pero en general las novelas de este género lo son por lo que se le perdona. 

2 Comentarios

Deja un comentario