La estación violenta se estrena el 15 de junio

Cuerpos, piel, sentimientos, simplemente piel y sentir, La estación violenta habla mucho más de sentimientos que de hechos, haciendo que el espectador no pueda evitar sentir parte de lo que viven sus protagonistas.

Anxos Fazáns es la responsable de La estación violenta, su ópera prima, que al mismo tiempo es una adaptación libre de una novela de Manuel Jabois.

La estación violenta (A estación violenta) nos presenta a Manuel, un escritor venido a menos que sobrevive en su ciudad natal colaborando con un periódico y una radio local, pero atrapado en una rutina que le impide crecer, en una melancolía constante. Un inesperado reencuentro con dos de sus mejores amigos de la adolescencia le harán volver a sentir y querer formar parte de algo.

La estación violenta
Fotograma de La estación violenta con Nerea Barros y Alberto Rolán

Aunque el reencuentro de los tres amigos es esperanzador, lo cierto es que es inevitable darse cuenta de que el tiempo pasa y todos ellos se han ido fracturando, poco queda ya de aquellos jóvenes con ilusiones que el día antes de decirse adiós se bañaron desnudos en el mar arropados por la noche.

Aún así, a pesar del tiempo y del dolor, los cuerpos de Manuel, David y Claudia vuelven a entrelazarse, a recordar, a intentar volver a ser los de antes. Las calles de Santiago de Compostela y una casa de verano a orillas del mar son los principales escenarios junto con la noche gallega de este reencuentro, en el que no falta alcohol, tabaco e intimidad.

Aunque el reencuentro de los tres amigos es esperanzador, lo cierto es que es inevitable darse cuenta de que el tiempo pasa y todos ellos se han ido fracturando.

La desnudez de los tres protagonistas se muestra constantemente en la pantalla, contando al espectador en muchas ocasiones mucho más con la piel que con las palabras.

La noche violenta es una película que se siente y que en muchas ocasiones resulta dolorosa. Nerea Barros destaca especialmente en ella como la unión de los tres protagonistas, un huracán de mujer del que todos estaban enamorados cuando eran adolescentes y que finalmente sólo pudo quedarse David. La película comienza con su espalda y, aunque su protagonista se supone que es Manuel, en realidad el hilo conductor, el eje de todo, es Claudia (Nerea Barros).

Se trata de una película dura, que consigue transmitir de un modo muy vívido la sensación de angustia y desasosiego que ahoga a sus protagonistas, así como a las personas que les rodean, y aunque en algunos momentos vemos cierta esperanza o alegría, lo cierto es que en general la película ahonda mucho más en la tristeza y la desesperanza de la vida.

Director: Anxos Fazáns.

Reparto: Xiana Arias, Xosé Barato, Nerea Barros, Laura Lamontagne, Alberto Rolán.

Deja un comentario