El reconocido director alemán Michael Haneke vuelve a la gran pantalla con su nuevo filme Happy End, tratando temas que están muy a la orden del día como las nuevas tecnologías y el uso de ellas o los problemas familiares con trágicas consecuencias. ¿Habrá conseguido el bueno de Haneke volver a conquistarnos con su cine tan autoral y personal?

Happy End nos presenta todos los frentes abiertos dentro de una familia de la alta burguesía europea y la irrupción en sus vidas por parte de la hija de uno de los hermanos de la familia, separado y que se encuentra con el hecho de hacerse cargo de ella.

Si conoces mínimamente a Michael Haneke debes saber que sus películas son peculiares cuanto menos. Un estilo muy pausado y personal que siempre se repite en sus películas, y en Happy End no iba a ser menos. Eso no quiere decir que sea una mala película ni mucho menos, pero está bien señalar el estilo del director alemán y lo que te vas a encontrar en Happy End. La cinta consta de unos personajes exquisitos y una trama que, no siendo lo mejor que ha hecho Haneke, tiene momentos memorables y con mucho sentido. Si te gusta Michael Haneke, Happy End no te decepcionará.

Cartel español Happy End

Conceptos dispares que no encajan en Happy End

Hay algo en esta cinta que al verla me ha venido a la cabeza un refrán y que me suele pasar en otras películas. El refrán del que hablo es: “Quien mucho abarca poco aprieta”. Un síntoma que no me gusta experimentar, pues pienso en el guionista o director que con su película intenta exponer diversos conceptos muy interesantes y que desde la visión del espectador te gusta descubrir y profundizar. Pero hay veces, como en el caso de Happy End, donde la película va navegando entre los diversos conceptos y se queda a medio camino de desarrollar todos lo suficiente para que aporten algo más que una simple subtrama que pasa ante nuestros ojos sin dejar huella.

Tras ver la película y pensar en el título de la misma, me da la sensación de que Haneke lo ha hecho con la intención de parodiarse a sí mismo. El título, Happy End, es un final feliz que nunca llega en esta película ni en la mayoría de las cintas de su filmografía. Y la historia en sí, donde el climax no llega nunca a pesar de que como espectador lo estemos esperando. Y ahí es donde está el verdadero arte de Haneke, en que en una película y en una filmografía donde los finales felices brillen por su propia ausencia, llame Happy End a su último filme.

Haneke y la protagonista en Happy End
Michael Haneke dirigiendo a la actriz protagonista Fantine Harduin en «Happy End»

En lo que no falla Haneke es en el desarrollo de sus personajes. Con personalidades marcadas y concretas, destaca el personaje protagonista de la niña protagonista. Un personaje que actúa como un mero espectador de cómo se desmoronan los cimientos de la familia burguesa y con las nuevas tecnologías muy presentes.

Michael Haneke se autoparodia en su nuevo filme Happy End, algo que no te puedes perder si eres fan del gran director alemán.

Director: Michael Haneke

Reparto: Isabelle Huppert, Jean-Louis Trintignant, Mathieu Kassovitz, Fantine Harduin, Toby Jones, Franz Rogowski, Laura Verlinden

Fecha de estreno en España: 20 de julio de 2018

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here