Para románticas empedernidas

¿Te imaginas lo que se siente al llevar enamorada de la misma persona años y años y que de repente esa persona sienta lo mismo? Es una sensación increíble a cualquier edad, pero más aún cuando se trata del primer amor. Y aunque es cierto que muchas veces, demasiadas, se dice que no puedes conocer al amor de tu vida a los 15 años, ¿qué sabrán ellos?. Te hablamos de Mariposas a Claire.

La primera novela de Paloma Blázquez es amor puro, pero ante todo primer amor. ¿Por qué es diferente si es primer amor? Porque es especial, es ese que no te deja comer, dormir o respirar, ese que obsesiona, el que más duele.

Mariposas a Claire nos cuenta la historia de Claire, una joven londinense con una vida normal que desde que tiene uso de razón ha estado enamorada de Matt. El problema es que nunca se ha atrevido a hablar con él porque es dos años mayor que ella y no sabe cómo hacerlo. Pero un día hablan, y de repente Matt siente lo mismo, pero los padres de Claire deciden de un día para otro irse a vivir a Australia por trabajo, y a Claire se le cae el mundo encima.

Mariposas a Claire
Portada del libro Mariposas a Claire

Mariposas a Claire, novela de Paloma Blázquez

Con una jaula de preciosas mariposas como telón de fondo, el libro nos cuenta cómo es el cambio de vida de Claire, que tiene que volver a empezar de cero en un instituto nuevo y con el corazón roto, que tiene que aprender a dejar de querer a Matt, pero no sabe cómo.

La novela es un canto al primer amor, un soplo de aire fresco literario que se agradece y mucho, porque Blázquez sabe infundir esa ilusión de novelista primeriza en cada una de sus palabras y eso es lo más bonito de la novela, la sensación que te deja.

La novela es un canto al primer amor, un soplo de aire fresco literario que se agradece y mucho

El principal problema, o puede que ventaja, es que la novela no parece tener un esquema claro: el lector no tiene ni idea de hacia dónde va la historia, y eso, como decía, puede ser bueno o malo, puesto que sin duda sorprende, aunque no siempre lo hace para bien. Hay algunas historias que quedan en el aire, como la amistad entre Claire y Helen, y otros giros de argumento que no tienen sentido, porque no encajan con la personalidad de la protagonista y por tanto no resultan creíbles.

En general, los personajes están bien construidos, haciendo que el lector sienta que conoce mucho a Claire e incluso que sepa lo que sienta antes de que ella misma lo tenga claro. Destaca también el personaje de Matt, al que la autora consigue que queramos tanto o más que a su protagonista.

Deja un comentario