Si te encantan los memes de “Expectativa VS Realidad” este es tu programa. En Nailed it! trasladan eso al mundo de la repostería y nos encontramos con verdaderas joyas pasteleras. Nicole Byer y el chef Jacques Torres, junto a invitados muy especiales, pondrán a prueba en cada episodio a tres aficionados de la cocina para que demuestren que sus dotes culinarias están a la altura, aunque eso va a ser muy difícil. Si algo hemos aprendido de Art Attack es que no hay que ser un experto para ser un artista. Así que aquí te traemos cinco razones por las que no te puedes perder el programa que está disponible en Netflix y que acaba de sacar su segunda temporada.

5. Los jueces

El principal motivo por el que tienes que ver esta serie es por sus magníficos presentadores. Nailed it! cuenta con la actriz y comediante Nicole Byer, conocida por ser la protagonista de Loosely Exactly Nicole. Ella se asegurará de que te partas de risa con sus bromas y su gran carisma, que hará que no puedas dejar de ver este disparatado concurso. Junto con el entrañable chef francés Jacques Torres (también conocido como “Mr. Chocolate”), este programa te robará el corazón.

4. Parece que no, pero aprendes cosas

Tanto el chef Torres como el invitado especial de cada programa nos enseñan cómo podemos hacer los maravillosos dulces que los concursantes tienen que reproducir. Claro está que nosotros tendremos más tiempo para hacerlo y seguro que lo haríamos mejor, o eso creemos. Con este programa podemos aprender desde cómo hacer el bizcocho perfecto a no quemar el microondas intentando fundir chocolate.

3. Lo bueno si breve, dos veces bueno

Nailed it! tiene capítulos cortos pero intensos. Ahora mismo acaba de lanzar su segunda temporada con otros seis maravillosos capítulos y un capítulo muy especial con la colaboración de los chicos de Queer eye (programa también disponible en Netflix). Cada capítulo son veinte minutos en los que cada concursante lucha por ganar el súper trofeo del programa y 10.000 dólares.

2. Original y creativo

En otros programas como Master Chef vemos cómo los concursantes intentan buscar la perfección mientras que los jueces los machacan mucho con sus comentarios por haber hecho el risotto un poco salado que realmente te entran ganas de ponerte a llorar, y eso que no eres tú el que va a perder el concurso. Aquí, en cambio, vemos que el ambiente es mucho más divertido y relajado, llegando a ser infantil. Los concursantes han venido a divertirse y los presentadores siempre sacan algo positivo de los dulces que han creado los participantes, aunque el pastel se caiga a trozos o un intento de receta que encuentras en un vídeo tutorial de You Tube.

En Nailed It! se celebra los errores, aunque sea desastroso, ya que aunque tenga una pinta horrible, es comestible y puede resultar hasta apetitoso en algunos casos (sin duda te entrara un antojo de dulce viendo el programa). Además, al no saber hacer lo que les mandan, dan rienda suelta a su creatividad, algo que los jueces valoran positivamente y es muy gracioso de ver.

1. Te echas unas buenas risas

Por último, pero no por ello menos importante, es que todo este aire infantil y de buen rollo, te llega a transmitir esas buenas vibraciones. Que este programa no es serio se ve desde lejos cuando una de las estrellas del programa es el Ayudante de Dirección llamado Wes (el cual parece que está en busca de su martillo para derrocar a su hermando malvado en Asgard).

En Nailed it! lo importante no es ganar. Lo importante es reír, aprender, cantar, bailar… y ya llegará lo demás. Es un valor muy importante el que transmite este pequeño “talent-show” de Netflix del cual deberían aprender muchos otros programas de este tipo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here