BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

Primer artículo y para empezar escribo sobre algo inusual y a lo que no estoy habituado, pero me entraron ganas cuando recientemente me aventuré por el insano catálogo de Netflix y visualicé Blue Ruin’. Entonces me di cuenta de que estaba dirigido por Jeremy Saulnier, director de una película bastante curiosa y bien realizada como es la de Green Room, premiada en diversos festivales, como el de Sitges, en nuestro panorama nacional.

Pues me dedicaré en algunos párrafos a hacer un especial de este grandísimo director que prepara un nuevo largometraje. Jeremy Saulnier, hacedor de largometrajes como ‘Green Room’ (2015), ‘Blue Ruin’ (2013) y ‘Murder Party’ (2007). Las dos primeras más recomendables que la última. A continuación, pasaré a comentar algo sobre dicho realizador y sus películas, hasta finalizar con mis pequeñas críticas de las dos.

Jeremy Saulnier es un director estadounidense nacido en Alexandria, Virginia en el año 1976 y maestro del cine independiente estadounidense. Poco más podemos aprender de él en la web, pero hay datos curiosos, como la adaptación que prepara junto a Netflix para producir y dirigir la obra ‘Hold the Dark’, por lo que deberemos seguir a este director muy de cerca tras sus dos largometrajes.

Jeremy Saulnier

‘Blue Ruin’: Dwight (Macon Blair) es un vagabundo treintañero que vive en su coche, un destartalado Pontiac azul. Deambula por la ciudad y sobrevive recogiendo botellas en la playa hasta que un día una terrible noticia altera su rutinaria vida. Decide entonces volver a la casa de su infancia para llevar a cabo una extraña venganza.

Es así como este film nos presenta lo que parece una historia típica de venganza, pero nos enseñará unos valores de vital importancia como son los de la educación, o los de la verdadera venganza que nos ciega sin poder llenar el vacío que tenemos.

La verdad es que ese día buscaba una película de acción con que entretenerme y por eso me llamó la atención, pero cuando comencé a verla rompió todos mis esquemas iniciales proporcionándome una agradable experiencia audiovisual que recomendaría a todos y todas. Hay que recalcar que, en este largometraje, el cual es el segundo en su carrera, sigue utilizando a actores con los que trabajó en ‘Murder Party’. Uno de ellos es nuestro protagonista Macon Blair, que realiza un trabajo espectacular encarnando a Dwight. Desde el primer momento sus primeros planos harán que nos metamos de lleno en su lucha psicológica enseñándonos los verdaderos problemas que acarrea nuestro protagonista.

Procederé a hablar de su tercer largometraje llamado Green Room, recomendado por el grandísimo realizador Quentin Tarantino.

Tras presenciar un asesinato en un bar, los miembros de una banda de música punk son encerrados en una habitación del local por los autores del homicidio: Una pandilla aterradora de neonazis que reivindican la supremacía blanca. Su líder es el dueño del bar, un tipo que no quiere dejar testigos de lo sucedido.

Película de terror adolescente con un buen sabor a novedad, así es como resumiría los noventa y cinco minutos de duración que tiene. Empecemos hablando de los actores que tienen sobre sus hombros la difícil tarea de transmitir un lugar claustrofóbico y terrorífico como es el bar de extremistas, con Anton Yelchin (Star trek, Como locos) encarnando a nuestro protagonista. Anton consigue transmitirnos la inseguridad propia del momento solo con su rostro, pero la interpretación pasiva hace que veamos en él la inseguridad y el miedo que tiene a perder la vida y explica así el cambio interno que el protagonista sufre durante todo el film.

La verdadera guinda del reparto no es otra que Patrick Stewart (Star Trek, X-Men). Patrick encarna al villano, al enemigo que hay que vencer. Es difícil pensar un personaje que le venga a este hombre tan bien y me atrevería a decir que Jeremy ha conseguido enseñarnos una de las mejores actuaciones de Stewart que, aun contando con la poca participación que tiene, hace que el film escale peldaños en cualquier corazón cinéfilo.

Por último cabe citar a Imogen Poots (28 semanas después, la novia de mis amigos) con el rol de ser la acompañante de nuestro protagonista y uno de los motivos para que el guion se desarrolle, he de decir que la actuación de Poots deja con un sabor agridulce. El personaje no la hace destacar y se queda muy detrás del resto de compañeros, pero claro, todo esto es una opinión personal, aún así hay que seguir a Poots muy de cerca.

Macon Blair sigue estando en el reparto de Green Room, y me atrevería a decir que lo veremos en ‘Hold the dark’

Sé que me repito muchísimo diciendo que son grandes películas, pero este director no ha hecho nada malo en sus trabajos. ‘Green Room’ nos presenta una historia de tensión y terror apabullante, conmovedora y llena de valores. No tengo nada más que añadir, vedla cuando tengáis oportunidad si os gusta el terror y estáis cansados/as de lo mismo.

Por último, quiero hacer mención al título del artículo. Lo he denominado así por una razón, y no es otra que el uso que hace el realizador del color en sus dos films (no contamos el primero, ‘Murder Party’). Como podemos observar, ‘Blue Ruin’ y ‘Green Room’ contienen en sus nombres colores, estos colores tendrán un rol importante en la fotografía de cada una de las películas, solo es un pequeño dato interesante y solo hace que mantengamos la intriga con ‘Hold the Dark’.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here