Parece que Disney se siente cómoda con las adaptaciones de acción real de clásicos. Desde Cenicienta hasta las dos adaptaciones de Alicia en el País de las Maravillas pasando por obras como La Bella y la Bestia, está consiguiendo un estilo unificado que pasa por un diseño de producción muy cuidado y mucho uso (quizás abuso) de efectos digitales. Esta vez estamos antes la adaptación del ballet El Cascanueces y a su vez del relato El Cascanueces y el Rey de los Ratones, de E.T.A. Hoffmann.

Clara es una joven que junto a sus hermanos y padre, aun lloran por la prematura pérdida de su madre. Clara se siente ‘un bicho raro’ en su familia, tiene carácter, es decidida y le gusta jugar con mecanismos de relojería. En la víspera de navidad recibe un último presente de su madre: un huevo metálico con una curiosa cerradura. Esa misma noche, la familia al completo va a visitar a su excéntrico tío Drosselmeyer, que presenta su tradicional fiesta de Navidad. El regalo de su tío a Clara la llevará a visitar los Cuatro Reinos, un peculiar mundo donde habitan ratones inteligentes, hadas y juguetes animados. Pero primero deberá sortear a un joven soldado cascanueces que protege un puente…

El Cascanueces Y Los Cuatro Reinos Poster

El Cascanueces y los cuatro reinos, cuando la forma no lo es todo

Con un estilo muy peculiar, claramente basado en el folclore ruso del ballet clásico de Chaikovski, El Cascanueces y los cuatro reinos nos ofrece una historia que deslumbra en lo visual. No sólo en los vestuarios y en las criaturas fantásticas que aparecen en la historia, si no que toda la película respira ballet. La banda sonora contiene las piezas más icónicas del cuento de hadas e incluso la exposición de la historia de los cuatro reinos es directamente una pieza completa de ballet. Un primer problema de esa aproximación es quizás que aunque el ballet resulta agradable a la vista, las complejidades de la danza pueden escaparse para los legos en ella o llegar a aburrir.

La importancia que se le ha dado a la película a interpretar el ballet clásico por encima de la historia es quizás el principal problema de El Cascanueces y los cuatro reinos. Si la música y los efectos no consiguen envolverte y abrumarte, como espectador intentas apoyarte en la historia para seguir dentro de la cinta pero el guion resulta bastante simplón y básico. Llama la atención el automatismo con el que unos directores de renombre como Lasse Hallström (Chocolat, Las normas de la casa de la sidra) y Joe Johnston (Capitán América: El primer Vengador, Rocketeer) han dirigido esta película.

El Cascanueces Y Los Cuatro Reinos Keira Knightley

Claire Foy resuelve su papel muy correctamente en el papel de Clara, una suerte de princesa Disney a la fuerza, al menos, muy lejos del engendro de CGI de la Saga Crepúsculo. Lamentablemente, el resto de secundarios están tan desdibujados y sobreactuados (Keira Knightley parece que está intentando interpretar a la Reina Blanca y a la Reina Roja de Alicia a la vez) que emborronan la película.

Teniendo en cuenta los nuevos clásicos Disney, El Cascanueces y los cuatro reinos está más próximo en estilo y calidad a Alicia a través del espejo, ofreciendo una cáscara muy elaborada y bonita, pero que no esconde nada dentro.

A pesar de todo, si eres admirador del ballet de Chaikovski o la danza y quieres disfrutar de una película sencilla pero abrumadora en lo visual, esta es tu opción. Además, resulta una cinta ideal para ver estos días de frío.

Duración: 99 min.

Dirección: Lasse Hallström, Joe Johnston

Reparto: Mackenzie Foy, Keira Knightley, Helen Mirren, Morgan Freeman, Eugenio Derbez, Matthew Macfadyen, Miranda Hart

Deja un comentario