Genezis, la nueva película del director húngaro Árpád Bogdán, enlaza tres personajes con historias reales que sucedieron en Hungría. Nos contextualizamos en una época de revueltas sociales y tensiones políticas en el país. Son historias reales cuyo nexo principal es la familia.

Son historias reales que ocurrieron en Hungría

La película se divide en tres capítulos: el primer capítulo nos cuenta la historia de Ricsi (Milán Csordás), un niño de apenas unos ocho años. El padre de Ricsi ha sido encarcelado y tiene que cuidar de su madre. Sin embargo, su pueblo es atacado por unos radicales que los discriminan por ser de etnia gitana. Ricsi tendrá que enfrentarse a la dura realidad que le ha tocado vivir y superar el trauma que le genera.

genezis

El Segundo capítulo muestra la vida de Virág (Eniko Anna Illesi), una chica adolescente que practica tiro con arco y es amante de los animales, en concreto de los perros. Su novio se encarga de una perrera la cual ella frecuenta a menudo. Pero su novio, Misi (Tamás Ravasz), tendrá más relación con Ricsi de lo que el espectador pueda imaginar desde un principio.

Por último, el tercer capítulo se centra en Anna Marie (Cseh Hanna), una abogada que no ha superado el fallecimiento de su hija. Aunque pertenezca al capítulo final, vemos fragmentos del personaje durante todo el film, incluso desde el primer plano. Esta abogada influirá en el destino tanto de Ricsi como de Virág.

Tres vidas unidas por la familia

La historia tiene varios giros y puntos de encuentro entre los tres personajes. Quizás no directos ni físicos pero vamos uniendo las piezas poco a poco. El director desarrolla la vida de Ricsi mucho más profundamente que la de Virág ó Anna Marie. Casi que sufrimos junto a él los hechos que van sucediendo. El ambiente en el que vive, la discriminación que sufre en el colegio y la tragedia que lleva a su espalda son descritas a la perfección.

Tal vez ésta sea la razón por la cual el espectador pueda perderse en esa conexión entre los personajes. El capítulo 2 y 3 no están tan desarrollados como para que conectemos con las protagonistas. En cualquier caso, no quita que el final tenga una carga emocional muy lograda.

Sufrimos junto a los personajes los hechos que ocurren

Árpád Bogdán quiere que vivamos dentro del espacio creado, que el mínimo detalle cuente para generarnos un sentimiento. Esto lo consigue con los planos de cámara. Hay abundancia de planos detalle pero también de planos subjetivos. Es decir, el director opta por utilizar la cámara en mano y situarnos a la altura de los protagonistas. Consigue una sensación visual muy poco común, pero que encaja con la triste verdad que quiere mostrarnos. La violencia y la discriminación de un país en ruinas sociales.

Vivimos la historia a la altura de los protagonistas

Además de la imagen, vemos un uso muy original del sonido. Nuestra segunda protagonista, Virág, padece problemas de audición. Bien, pues este problema lo tiene también el espectador. Representa la diferencia de sonido cuando tiene el audífono y cuando se lo quita, que oímos un ruido más taponado. Creo que es una idea maravillosa para tomar un enfoque subjetivo. La música, de Mihaly Vic, termina de dar el toque sentimental y melancólico a Genezis. Un acierto asegurado.

genezis

Para concluir, este drama que se estrenó en la Sección Panorama del Festival de Berlín, presenta una variedad visual que emociona. Las historias son tan puras y reales que hacen ver que la familia es uno de los grandes pilares de la vida.

Director : Árpád Bogdán.

Reparto : Milán Csordás, Cseh Hanna, Eniko Anna Illesi, Lídia Danis, Zsolt kovács, Levente Molnár, Tamás Ravasz.

Duración : 2 horas.

Fecha de estreno : 30 de noviembre.

no apta para perrunos

Deja un comentario