Hace ya unos meses que empezamos este especial que recogerá decenas y decenas de películas del género erótico. Y también hace unos meses que nos dejó el amado y odiado director, Bernardo Bertolucci. Qué mejor manera de retomar el especial que con una de las obras maestras de este género. Soñadores (2003).

Sinopsis: Situada en los años 60 en París, Isabella (Eva Green) y Theo (Louis Garrel) jóvenes parisinos, revolucionarios y cinéfilos conocen a Matthew (Michael Pitt) un joven americano estudiante universitario en Paris. Empezarán una relación amistosa y pondrán unas reglas para conocerse más a fondo. Bertolucci construye el relato a través del erotismo, mística y emoción.

Todo vale

Bertolucci tiene experiencia dentro de este género cinematográfico con su obra ‘Último tango en París’ (1972), que analizaremos en este especial más adelante. Su segundo proyecto de cine erótico para el realizador de este especial es mucho más notable que su primera experiencia, Soñadores es una apuesta mas dramática y madura sobre el erotismo. También pesa la polémica de la violación en ‘El Último tango en París’.

Pero centrándonos en este film, Bertolucci decide explorar el inicio sexual de tres jóvenes muy diferentes, dos gemelos Theo e Isabella juntos siempre y que no pueden vivir sin el otro y Matthew un joven americano acostumbrado a tener su intimidad y vida independiente. Empezaremos nuestra aventura desde la cabeza de Matthew. Perdido en la gran ciudad de París se refugia (cómo muchos y muchas) en el cine y conoce un grupo de cinéfilos pertenecientes a la cinemateca de Francia. En una revuelta conoce a Isabella y a su hermano Theo, rápidamente entablan una amistad y un deseo amoroso entre Matthew e Isabella.

soñadores

Amistad, pasión y sexo

Rápidamente Matthew entra en la vida de nuestros dos hermanos y en su casa, entablan una amistad basada en la pasión del cine y se fomenta y se hace duradera por la exploración sexual que tienen los tres, formando un triángulo amoroso y de obsesión.

Bertolucci ejemplifica perfectamente la educación y tradición francesa, las constantes revoluciones y cultura política, el cine, el arte y como no el sexo. Esta cultura choca con la americana, más reservada de Matthew, que desde el primer momento se siente distante a seguir la cultura de los hermanos y celoso de no tener a Isabella solo para él.

Comentaré poco más de la película ya que a partir de la media hora es una explosión de calidad brutal, imbuyendo cada plano y cada minuto de metraje en un constante éxtasis, encarnado casi siempre por la gran Eva Green. La actriz se lleva cada plano en el que aparece, dejando a sus dos compañeros a simples peones de su ajedrez, de su juego. Aquí descubrimos la sensualidad de Eva y lo que puede llegar a dar como actriz.

La figura femenina de esta película hace que se mueva toda la acción, el tira y afloja que tienen nuestros dos actores con ella ejemplifica el poder erótico y sensual que posee el género femenino en la cabeza de un hombre, claramente heterosexual. Podríamos ejemplificarlo con la pelea entre dos machos por una hembra.

soñadores

Una historia de tres

Pero el film no sería nada solo con la historia de ellos tres, si no que se apoya en tocar la fibra sensible del espectador, el espectador culto. La relación de nuestros protagonistas se basa en la imitación de obras cinematográfica y del amor por el cine, queda marcada en la retina la escena corriendo y de liberación en el Louvre.

Pero no solo se queda aquí, hay imitaciones constantes al arte, como cuando Isabella se caracteriza como la ‘Venus de Milo’ ejemplificando el erotismo de esta obra de arte. O el patriotismo americano con Matthew haciendo flexiones al lado de una botella de Jack Daniels y el uso reiterativo del vino francés.

Cabe destacar que en todo este engranaje creado por la mirada del maestro Bertolucci, predominando está en Matthew. Vemos como la pasión y el amor que les proyectan sus sirenas (Theo e Isabella) es dejada atrás por la razón. Matthew con sus ideales seguirá su camino entre la multitud, solo.

Bertolucci crea una película que se quedará guardada en la memoria de todo cinéfilo o todo amante del buen cine erótico. En definitiva y para no extenderme mucho más, esta película la resumiría en una orgía de cuatro factores, El cine, Francia, América y la revolución, todo basado en el erotismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here