45 revoluciones ha llegado para quedarse

Antena 3 acaba de estrenar 45 Revoluciones, la última serie con la que pretende enganchar a un público de todas las edades. Además, con ello da paso a una de sus novedades: series de 50 minutos sin casi interrupciones, algo que los espectadores estaban pidiendo a gritos y que en una serie como esta se agradece.

45 revoluciones está ambientada en los años 60, cuando una discográfica llamada Futura decide abrir una sección dedicada al naciente fenómeno de la música pop-rock en plena España franquista. En esos años este nuevo género ya empezaba a revolucionar el mundo por lo que la discográfica verá ahí una buenísima oportunidad. Guillermo Rojas (Iván Marcos) se pondrá al frente de este nuevo sello musical, ayudado por Maribel Campoy (Guiomar Puerta) una joven de 20 años con muchos conocimientos de música y muchas ganas de hacer cosas nuevas. Roberto (Carlos Cuevas) será su cantante clave en este nuevo y revolucionario proyecto. En ese contexto de represión franquista de los años sesenta, la llegada de un género de masas tan revolucionario como este supondrá un fenómeno sin precedentes. Amor, dramas, cargas policiales en una época difícil, pero sobre toda muchas versiones musicales.

Lo más destacado de este primer capítulo de 45 revoluciones es sin duda el ritmo fresco y frenético que tiene, en esta serie parece no haber descanso, diálogos rápidos y escenas sin pausas. Este episodio nos sirve de presentación de los tres protagonistas, sobre todo de Guillermo y Maribel, ya que Robert todavía es un poco misterioso; pero eso está bien, porque hace que queramos saber más de él y de su historia. Aunque solo hemos tenido un primer vistazo a este trio televisivo, que carga con todo el peso de la serie, tiene algo que nos gusta. Como también nos han gustado -y mucho- sus interpretaciones: caras nuevas y jóvenes que demuestran ser perfectamente válidas para estos papeles. La naturalidad y frescura de Guiomar Puerta traspasa la pantalla en estos primeros cincuenta minutos, de la misma forma que nos atrapa el desparpajo de Carlos Cuevas e Iván Marcos, con las dosis justa entre locura y serenidad. Un reparto a la altura de lo que se espera de esta serie.

Otro punto a destacar es sin duda la estética de la serie, que consigue meterte plenamente no solo en la historia de ellos sino en la de la España de época, como tanto le gusta a Bambú. Pero es que sabe hacerlo muy bien, porque todo el montaje y la fotografía están bien cuidados al detalle y eso se nota, son impecables, lo que hace que sea un disfrute de ver. Hay que mencionar también la música, está bien que se hagan series como 45 revoluciones en la que las versiones de canciones no dejarán a nadie indiferente.

Por el momento, no ha sido un capítulo demasiado innovador, pero consigue enganchar y entrenar al espectador y cumple con las expectativas; ahora solo queda que las supere y que siga dando un paso más allá. Pero es una serie que promete y demuestra de nuevo la ficción de calidad que se sigue haciendo aquí. Esperemos, eso sí, que se profundice en los personajes, que haya tramas interesantes, que sorprenda, que se arriesgue y que gane como creemos que puede hacerlo. Porque de primeras lo tiene todo para poder ser una de las grandes series de la productora.

Director: Ramón Campos, Gema R. Neira, David Pinillos, Gustavo Ron

Reparto: Guiomar Puerta, Carlos Cuevas, Iván Marcos, Israel Elejalde, Vito Sanz, Luis Larrodera, Marina San José, etc.

Duración: 13 capítulos de 50 minutos

Fecha: todos los lunes a las 22.45 en Antena3

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here