Aladdin (vuelve) a dar el salto a la gran pantalla

Tan solo dos meses después del estreno en cines de Dumbo, Disney vuelve a presentar un nuevo live-action. En esta ocasión se trata de Aladdin y su adaptación a este nuevo formato. Con Dumbo tan reciente y la gran figura de El rey león en el horizonte podríamos pensar que es demasiado. Sin embargo, Aladdin se presenta como una sorpresa muy positiva. Una historia que, aunque ya sabemos, destaca por su forma.

En cuanto a la sinopsis de la película, poco nuevo hay que añadir. Aladdin es un joven indio que se dedica a robar para poder vivir. En un fortuito altercado termina conociendo a Jasmine, la princesa de Agrabah, de la que se enamora al instante. Tras ser capturado por Jaffar, el aspirante a Sultán, emprende una misión muy peligrosa. Para salvarse, deberá conseguirle a este la lámpara mágica. Para su sorpresa Aladdin conocerá al genio, quien le ayudará a acercarse a Jasmine.

Aladdin

Aladdin al más puro estilo Bollywood

En lo que a aspectos técnicos se refiere, la película es impecable. Aunque ya hablaremos de CGI más adelante, hay que decir que la recreación de Agrabah es uno de los puntos fuertes de la película en este aspecto. Si a esto le sumamos la colorida estética de la película nos da como resultado un increíble festival de música y color al más puro estilo Bollywood.

Se consigue meter al espectador tan de lleno en este ambiente que te crees todo lo que ves, y disfrutas con ello. Por otro lado, el guion no es lo mejor de Aladdin, aunque tiene ciertas perlas que ya comentaremos. Técnicamente se trata de un proyecto muy cuidado, muy mimado. Una historia adaptada con cariño y respetando la obra original, y esto siempre es de agradecer. 

Aladdin

Will Smith hace suya la película

A pesar de todas las dudas que ha ido generando esta película, Disney vuelve a triunfar. El “dudoso” casting de Aladdin con Mena Massoud es una buena elección. Los efectos especiales del genio son brillantes a pesar de las quejas que hubo al principio.

El personaje de Jasmine está construido con delicadeza pero con firmeza. Cada vez nos alejamos más de ese modelo de princesa Disney, lo cual no deja de ser positivo. Aunque Jaffar es lo más flojo de este proyecto, está por encima de lo esperado. Las canciones le dan vida a la película, todo un espectáculo visual y auditivo.

Aunque si hay que hacer una mención especial en Aladdin debe ser Will Smith. Él es, sin lugar a dudas, el genio. Con su carisma tan característico se adapta a un personaje que parece estar hecho a medida. Otra gran apuesta de Disney que, le pese a quién le pese, vuelve a ganar.

Dirección: Guy Ritchie.

Reparto: Will Smith, Mena Massoud, Naomi Scott, Chico Kenzari, Billy Magnussen, Nasim Pedrad, Numan Acar, Navid Negahban.

Duración: 128 minutos.

Fecha de estreno: 24 de mayo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here