Un fin de semana de reflexión y conocimiento personal

Hablamos con parte del reparto y con el director de El increíble finde menguante. Nos contaron los inicios del proyecto, porqué decidieron involucrarse en él y cómo fue el proceso de creación. Para muchos, una lección de vida contada magistralmente manejando el tiempo como metáfora de la vida. El tiempo se acaba y las decisiones que se tomen serán claves para el futuro.

¿De dónde surge la historia?

Jon Mikel: Hay ciertas inquietudes o frustraciones generacionales que creo que compartimos mucha gente y quería buscar una forma de contarlo diferente y los bucles temporales encajaban como vehículo para hablar de los personajes y sobretodo del estancamiento vital que vive el personaje protagonista.

Nadia de Santiago: «El tiempo es un recurso para contar el relato»

¿Cuáles fueron vuestras primeras impresiones tras leer el guion?

Nadia de Santiago: La semilla que plantea me pareció muy diferente a lo que había hecho hasta ahora y me pareció una forma de contar el aprendizaje de la protagonista a través del bucle, diferente y original.

Adrián Expósito: Para empezar, me hice un lío con los cambios de tiempo, pero me enganché enseguida a la historia y quería saber lo que le ocurría a Alba. Al leerlo, en cierta manera, me dio como una lección de vida porque es la situación que estamos viviendo o por lo menos yo personalmente. Estas en ese punto en el que ni eres mayor ni eres pequeño y un poco lo que les ocurre a los personajes es lo que me pasaba a mí en ese momento. Al igual que la protagonista acaba sabiendo que hacer, al leerme el guion me hizo centrarme en lo que quiero hacer y tenerlo claro.

¿Qué es lo que más os ha atrapado de la historia?

Irene Ruíz: Me gusta mucho como ejemplifica la sensación que se tiene cuando se llega a los treinta de que ya se estas en tiempo de descuento. Hay que empezar a tomar decisiones y estas van a ser importantes en tu vida. Cuando tienes veinte años puedes decidir teniendo un margen de cambio, pero cuando llegas a los treinta te das cuenta de que no hay vuelta atrás y hay decisiones que van a ser decisivas en tu vida.

Nadia de Santiago: El tiempo es un recurso para contar el relato y me parece muy interesante. La película habla de muchas cosas, de los apegos personales y familiares y del crecimiento en pareja. Es fácil empatizar en algún punto con los personajes y también dependiendo del punto vital en el que te encuentres empatizas con unos o con otros. 

Iría del Río: «Las decisiones hay que tomarlas tengan consecuencias buenas o malas»

¿Qué destacarías de tu personaje?

Irene Ruíz: Lo que tiene de bueno mi personaje también lo tiene de malo. Ser tan responsable y tan consciente del futuro y de lo que es bueno o malo para ti, para tu pareja, para lo que quieres está muy bien porque te ayuda a vivir de forma equilibrada en el mundo loco en el que vivimos, pero también el exceso de responsabilidad es duro, y en esto me identifico con ella.

Iría del Río: La vitalidad dentro de su paralización de vida, creo que en el fondo es valiente y comprende que las decisiones hay que tomarlas tengan consecuencias buenas o malas porque el tiempo se acaba y hay que estar en la acción.

Jon Mikel: «Quería que todo fuese natural»

¿Cómo ha sido el rodaje?

Adrián Expósito: Delante de la cámara siempre se repiten las escenas, pero en esta película era lo mismo una y otra vez. El personaje de Alba sí que va cambiando, pero el resto no. Para hacer el personaje de Alba lo complicado era mantener el racord emocional y para los demás mantener siempre el mismo estado y con pequeños matices. Fue un poco locura.

Nadia de Santiago: Cantábamos mucho en los ratos libres. De hecho, Jimmy tocaba una guitarra que encontramos y compuso una canción. Podéis ver en redes. Fue casi como un campamento, entre toma y toma nos juntábamos todos y jugábamos mucho.

Adam Quintero: Fueron cinco semanas en agosto con todo el equipo. Pero al ser todos tan jóvenes estábamos muy a gusto teníamos muchas ganas de hacerlo. Estábamos todos haciendo muchos roles y todos estábamos echando una mano unos a otros.

Jon Mikel: Al principio caí en la imprudencia de pensar que al repetirse escenas sería más fácil y es todo lo contrario. Implica un desglose en preproducción de días narrativos y de bucles, llegando a tener un puzle muy complejo. Por ejemplo, Iria del Rio iba a rodar escenas desordenadas que eran muy parecidas y para no equivocarnos elaboramos un mapa emocional complejo para poder acudir en cada momento. Fue un trabajo suyo muy bueno y también de la script para controlar en todo momento la continuidad.

Adam Quintero: «Jon sabe dirigir, escuchar y hace que no cunda el pánico»

¿Cómo ha sido trabajar con Jon en su ópera prima?

Adam Quintero: Yo he trabajado ya con él y estoy encantado. Sabe dirigir, escuchar y estar en el set sin que cunda el pánico. Tiene muy claro lo que quiere contar y cómo contarlo y eso se agradece en cada plano.

Iria del Río: Me he sentido muy cómoda y estoy muy contenta de trabajar con él. Te hace sentir participe del proceso creativo y siento que el trabajo ha sido entre todos. Dirige muy cerca del actor y por y para el actor. Él también se nutre de lo que le dan los actores y el proceso va de la mano entre las dos partes.

¿Si pudieras saber lo que va a ocurrir en función de tus decisiones querrías saberlo? 

Irene Ruíz: Ojalá no saberlo nunca, imagínate hacer todo sabiendo lo que va a ocurrir. En cierto modo ya vamos por la vida pensando en las consecuencias que van a tener nuestros actos. No quería saberlo, el nivel de ansiedad sería terrible.

Iria del Río: Si pudiera jugar con ventaja sí que la usaría, pero también me equivocaría. Al final cada uno toma las decisiones que tiene que tomar y si se va en contra de la naturaleza sale mal.

¿Cómo ha sido para ti ponerse en la piel de Alba?

Iria del Río: Al principio no lo sabía y un día me dijo que quería que el personaje protagonista lo hiera una chica y me preguntó si lo quería hacer. Me entro un poco de nervio al principio porque no es fácil, pero me apeteció asumir el reto. Estoy muy agradecida de la oportunidad que me ha dado y del aprendizaje que ha supuesto para mí.

¿Cómo has llevado a cabo la dirección de actores?

Jon Mikel: No queríamos ensayar mucho y quería que la interpretación surgiera con naturalidad. En los ensayos pactábamos la relación que tenían entre sí. La primera cita, viajes compartidos… De tal forma que a la hora de improvisar lo hicieran a la par y tuvieran recuerdos compartidos entre los dos. Estaba muy abierto a toda la verdad que pudieran traer ellos y cuando había una buena idea la incluíamos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here