Juego de Tronos ha terminado oficialmente

Como todo final de una saga tan extremadamente popular y con millones de seguidores a su espalda, se esperaba un cierre a lo grande. Y lo grande ha sido la sorpresa de muchos (la mía no, desde luego, vi venir esto desde la séptima temporada) al ver, efectivamente, que el final Juego de Tronos ha sido absolutamente un desastre.

¿Qué ha pasado para que una serie con una puntuación de 9,4 en IMDb tenga como media de su temporada final un 6,6 (y teniendo en cuenta que su capítulo final posee un desternillante 4,4)? Bueno, como podréis ver, me sobran razones, pero hablaré concretamente de las dos más importantes. ¡Dentro hate!

Sin libros, sin diversión

Ésta era fácil: qué casualidad que justo cuando se han quedado sin material que adaptar la serie ha pegado un bajón de calidad para enmarcarlo, ¿no creéis? Con la quinta temporada ya vimos que se empezaban a hacer tramas independientes a los libros sin mucho sentido (ejem, Dorne).

A pesar de los dos capitulazos finales que nos regaló la sexta, se veía algo mal. Y entonces, llegó el gran momento: la séptima temporada y con ella un desastre narrativo que a uno le daban ganas de arrancarse los ojos. Saltos espacio temporales ridículos, diálogos nefastos, escenas dignas de un blockbuster barato… No me extenderé mucho porque ya hice un artículo sobre ello.

juego de tronos

¿Dónde quedó Juego de Tronos?

Pero bueno, a lo mejor era un simple tropiezo, a lo mejor los dos showrunners de Juego de Tronos hicieron esta temporada de relleno pero tenían grandes cosas preparadas para el final. Me temo que no. Porque incluso a mí me llegó a sorprender su increíble habilidad para tirar por la borda todo lo que habían construido en esta antaño grandiosa serie.

¿Dónde están los diálogos complejos y deliciosamente escritos? ¿Dónde están los personajes llenos de capas y multidimensionales? David Benioff y D.B Weiss demostraron en estas últimas dos temporadas que si bien eran muy buenos adaptando el material de George R.R Martin (eso hay que reconocérselo), pero muy descuidados a la hora de crear el suyo propio. Aunque esto no debería sorprendernos, teniendo en cuenta que uno de estos guionistas fue el de X-Men Orígenes: Lobezno. Porque que no haya libros no tendría que haber sido malo necesariamente, si hubiésemos tenido unos guionistas mejores. Y esta terrible ejecución a la hora de finalizar la serie ha llevado al siguiente punto que discutiré.

¿Cuál es la razón de la serie, entonces?

Esto es probablemente lo que más me ha dolido de toda la temporada: la serie entera no tiene una razón, un porqué. ¿Cuál es la razón del personaje de Jon, revivido por el Señor de Luz? ¿Estar paseando sin sentido en la gran batalla final contra los Muertos? Y hablando de los Caminantes Blancos: ¿en serio se les ha presentado desde el comienzo para acabar con ellos a mitad de la última temporada con un Deus Ex Machina cutre? ¿Por qué se nos reveló la verdadera identidad de Jon si luego no sirve para nada? ¿Por qué acompañar a Daenerys durante siete temporadas para que en tres capítulos nos cuelen que de repente se ha vuelto loca? ¿De qué ha servido el arco de redención de Jaime si al final vuelve al principio? ¿Y Cersei? ¿En qué momento el arco de Bran era el arco del Rey de los Seis Reinos?

El Resultado…

He aquí el resultado de un par de guionistas con pocas ideas y ganas de “subvertir nuestras expectativas”. Y esto es lo que han conseguido: nada en la serie tiene un sentido, parece que el viaje no ha servido para absolutamente nada. Los personajes parecen una caricatura de ellos mismos, y absolutamente ninguno a tenido un final a su altura, como mucho Theon. Jon es completamente inútil esta temporada, Tyrion ya hace tiempo que perdió su chispa, Daenerys enloquece por unas campanas, Cersei y Jaime tienen la muerte más decepcionante de toda la serie, abrazados y aplastados por escombros como la típica película de catástrofes americana. Solo estoy contento con el final de Sansa y Arya.

Pues nada, ya se ha acabado

Tiene mérito por parte de D & D, en verdad. Ser capaces de hacer que un fan al terminar de ver el final de su serie favorita sólo diga “meh, pues ya se ha acabado” es todo un logro a tener en cuenta. Sin duda han hecho con esta serie algo que no tiene nombre.

Es triste, es muy triste. Porque ahora mismo si alguien me preguntase si le recomiendo ver Juego de Tronos no sabría qué decirle. ¿Sí, y que se decepcione tanto con el desenlace? ¿Cuál es el sentido de seguir una historia cuya conclusión es tan rematadamente sin sentido? No me gustaría acabar mi último artículo sobre esta grandísima serie en un tono tan agridulce, así que supongo que deberíamos quedarnos con lo bueno de este viaje.

Porque ahora nuestra Guardia ha terminado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here