Hoy hablamos de Conexión Valladolid

21 de junio. Inicio del verano, y también Día de la música. Y qué mejor manera de celebrarlo que con un festival. Ayer 21 de junio, tuvo lugar el primer día de la segunda edición del Conexión Valladolid, un festival que trajo a la capital castellano leonesa artistas de la talla de Rozalén, Sweet Valley, SFDK, Amaia o Vila Chinaski entre otros.

El evento empezó a las cinco de la tarde con la apertura de puertas, el cambio de entradas por pulseras y la recarga de dinero en las mismas (no se paga con dinero, se paga con las pulseras).

Vila Chinaski

Prácticamente a las seis en punto hizo su aparición el primer grupo, Vila Chinaski. Aunque aún no había demasiada gente debido al calor que hacía y las horas, Vila Chinaski empezó fuerte y consiguió que los asistentes bailaran y les acompañaron haciendo los coros de canciones como Vuela conmigo, Costa Brava o La última canción.

Con influencias sudamericanas como Niño Cohete o Siddharta, el grupo vallisoletano ofrece, tal y como ellos mismos afirman, un pop ultramarino con canciones bailables y buenas letras.

Música, sol y ambiente en Conexión Valladolid

Tras calentar un poco el ambiente y con más festivaleros acudiendo poco a poco a eso de las siete de la tarde fue el turno de Guitarrica de la fuente, Álvaro de la Fuente, un joven artista con raíces aragonesas pero aires andaluces que supo conectar con el público más joven y dar un gran concierto que hizo bailar a todo el mundo.

Con canciones tanto en inglés como en español llegó justo después Anni B. Sweet y su grupo. Cantante, compositora y música malagueña, hace apenas un mes lanzó su cuarto álbum, el primero en castellano. A pesar de que el sonido estaba excesivamente alto durante su concierto, lo cierto es que la artista dio un buen espectáculo que los asistentes disfrutaron muchísimo.

Amaia

 

Amaia la estrella del primer día

Aunque la protagonista de la primera jornada se preveía que sería Rozalén, lo cierto es que fue Amaia, que cantó justo antes que ella, la que acaparó todos los focos y también la atención de muchísimos de sus seguidores, que coreaban sus canciones y se reían de su espontaneidad. La de Pamplona pisó el escenario a las nueve y veinte, y lo hizo con su nuevo single, Nadie podría hacerlo, que estrenaba ese mismo día y que sus seguidores ya se sabían de memoria. Le siguieron otros temas versionados y por su puesto su primer single, El relámpago.

Vestida con un sencillo mono rojo, Amaia conquistó rápidamente al público, que se emocionó con su potente voz y su forma de cantar.

Rozalén

Y el punto final fue…

Y llegó el plato fuerte, Rozalén pisó el escenario y lo hizo como nos tiene acostumbrados, con mucho salero y poniéndonos un poco en contexto en sus canciones más sentimentales, como Justo por ejemplo, sobre su abuelo enterrado en una fosa común durante la guerra civil. Durante la hora y media que duró su como La puerta violeta, Las hadas existen o Saltan chispas. La de Albacete aprovechó para dar las gracias a las mujeres y a la justicia por el caso de La Manada. Sí se echó de menos que hiciera un dúo con Amaia, pero no pudo ser.

Aunque fueron muchos los asistentes que se fueron al terminar el concierto de Rozalén, el festival no terminó ahí, sino que continuó hasta pasadas las 3.30 de la mañana con grupos de la talla de Green Valley, SFDK y Carolina Durante, que mantuvieron al público en pie y bailando en una primera noche de verano muy cálida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here