En esta ocasión vamos a contaros algo diferente. A lo largo de los últimos meses cada vez se escuchan más voces en las redes que dicen que la diversidad ensucia los cómics. Pero la verdad es que hay muchas personas que a través de las páginas se ven reflejadas y comprendidas.

Cuando la diversidad «estropea» los cómics…

Pedrito es un chaval que se encuentra en mitad de la secundaria, al que le gustan mucho los superhéroes. Le gusta leer cómics y ver películas/series tanto de Marvel como DC. Él se siente raro, piensa que no es lo normal. Pero no puede simplemente deshacerse de lo que siente y ya.

Así que, sin más, se pone en el ordenador Young Justice, una serie animada de DC que le encanta. En el episodio que le toca, uno de los personajes atraviesa una situación similar a la suya: se siente un poco raro por sentirse atraído hacia otro hombre y le cuesta admitirlo. Pedrito, entonces, se da cuenta de que quizá no sea tan raro lo que siente. De que, quizá, sea sólo amor y ha de aceptar que es lo que es, como en la serie que acaba de ver.

En otro lugar, se encuentra Juanita, una chica de edad similar a la de Pedrito. Ella también forma parte de aquello llamado diversidad, pues Juanita recientemente se percató de que no se siente afín a lo que la sociedad nombra mujer. Menos aún se siente afín al hombre. Y esta duda, le hace sentirse rara. O raro. O lo que sea.

Juanita ve uno de los últimos episodios de Young Justice. En el capítulo que ve, uno de los personajes, llamado Halo, se halla en un estado similar al suyo. El personaje habita en el cuerpo de una mujer y tiene miedo de que no le quieran, pero se arma de valor, y termina aceptando lo que siente, revelando que no se siente mujer, ni hombre. No sabe cómo sentirse, pero sí que tiene algo claro: es Halo. Juanita entonces sonríe, y gracias al valor de Halo, decide ser lo que de verdad ha sido siempre: Juanita.

Por otro lado, Fulano es un youtuber con cierta reputación que hace poco vio estos episodios. Va corriendo a su habitación, y graba un extenso vídeo, donde afirma que la diversidad es una imposición. La llegada de personajes LGTBI+ a esta serie la hace empeorar, porque su llegada es forzada. No se para a pensar en cuando él era el rarito de la clase de pequeño, por leer cómics. No se figura que a jóvenes como Pedrito o Juanita, esas historias donde se entretienen y se inspiran, también pueden servirles de ayuda frente a los desprecios a los que se enfrentan en el día a día.

Todo tipo de cómics para todo tipo de gente

Al igual que Fulano tampoco se cerciora de que los tiempos cambian, las industrias también se adaptan a esos tiempos. Y si en la actualidad se ha aceptado y protegido a la diversidad (en mayor o menor medida), Fulano, ¿por qué no se ha percatado de que este fenómeno forma ampliamente parte también del género de los superhéroes y superheroínas, entre otros motivos, precisamente debido a que ha aumentado considerablemente el público perteneciente a esta diversidad? Aparte de, básicamente, porque esta gente también existe y tiene el mismo derecho que Fulano a verse representado en este material.

No deja de resultar hasta gracioso este tipo de reacciones que, lamentablemente, cada vez se dan más Internet. Hay gente que se sorprende o indigna porque en los cómics se introduzcan colectivos minoritarios o no heteronormativos. Pero es importante pensar a quién han estado dirigidos los cómics siempre.

Históricamente, los cómics de superhéroes estaban orientados al público más mainstream pero dirigidos a un grupo de personas muy concreto. Eran para aquellos que no pasaban todo el día entrenando con su equipo, ni en la calle con sus amigos. Muchos buscaban refugio en los cómics, soñando unas aventuras y una acción que no se presentaba en su día a día. Sin ir más lejos, uno de los mayores éxitos de Spiderman se debe a que Peter Parker era el friki marginado que no sólo salvaba a la ciudad todos los días, si no que era querido por todos y se llevaba a LA CHICA. Entendéis por dónde voy, ¿no?

Los cómics siempre han sido una expresión cultural integradora, aunque muchas veces hayan ido con bastante retraso. Estoy seguro que cuando T’Challa apareció en 1966 mucha gente se sintió insultada o cuando revelaron 50 años después de su creación que Iceman de los X-Men en realidad le gustaban los hombres hubo gente enfadada, pero ahora no sólo está perfectamente integrado en la continuidad si no que personajes como Black Panther son de los favoritos de los fans.

Para todos aquellos que piensen que los cómics fuerzan la diversidad, no hace falta rascar apenas la superficie para dar con una inmensa galería de personajes con una historias magníficas. Desde grandes personajes LGTBI+ como la Batwoman de Williams a la Young Avengers de Allan Heinberg a otras integraciones sociales o raciales como Kamala Khan en Marvel o Faith de Valiant Comics hacen una doble labor social. Por un lado estos cómics ayudan a dar seguridad a lectores que posiblemente estén reprimidos en su día a día pero también refuerzan la diversidad social fuera de sus páginas.

Marvel o DC puede ser que a veces den golpes de volante para llamar la atención fuera de su círculo de lectores pero desde luego que la diversidad que se puede encontrar en los cómics seguramente sea mucho menos que la que hay fuera de ellos. Así que antes de ser un Fulano hater de Internet, piensa en todos los Pedritos o Juanitas que están leyendo cómics y se sienten identificados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here