Es el primer tomo de la bilogía Deja que ocurra

No es fácil superar la muerte de un ser querido. Y es aún más difícil si eres una adolescente y pierdes a tus padres. De las fases del duelo, la pérdida, el dolor y volver a ser intentar ser como éramos antes de la tragedia nos habla el primer tomo de la bilogía de la escritora valenciana Alice Kellen.

En Todo lo que nunca fuimos conocemos a Leah, una joven de 19 años que desde que perdió a sus padres se ha encerrado en sí misma. Ya no pinta, ni sale con sus amigos, es la sombra de lo que era.

Destaca el carácter de Axel, su forma de ver la vida, sus contestaciones inesperadas aportan diversión al relato.

Axel tiene 10 años más que ella, es el mejor amigo de su hermano mayor y, cuando este tiene que irse a otra ciudad por trabajo, accede a acogerla a su casa durante unos meses para ayudarla en todo lo posible, intentar unir los pedazos de la chica divertida y espontánea que un día fue. Lo que Axel no sabe es que antes de que pasara lo que pasó, Lea estaba enamorada de él.

A pesar de que sean casi familia, de que Leah esté prohibida, no puede evitar empezar a verla con otros ojos.

Portada del libro © Planeta

Los Beatles, un personaje más

Con la música de Los Beatles de fondo durante toda la novela, Alice Kellen nos cuenta una historia compleja de forma cercana, profundizando mucho en los personajes y haciendo que inevitablemente nos enamoremos de ellos.

El tema de la pérdida de los seres queridos se trata con mucho tacto, desde el respeto. Las distintas etapas por las que atraviesa Leah están claras, así como todo lo que hace Axel para despertarla de ese letargo, de ese intentar no sentir nada en el que lleva sumida casi un año. Destaca asimismo el carácter de Axel, su forma de ver la vida, sus contestaciones inesperadas aportan diversión al relato.

Te enamorarás de los personajes en Todo lo que nunca fuimos

Su historia de amor también sucede de forma pausada, haciendo que el lector empiece a sentir también esa conexión que hay entre ellos y que poco a poco evoluciona desde la amistad de dos personas que se conocen desde niños.

Todo ello rodeado todo el tiempo por el mar y los maravillosos paisajes de Australia hacen de Todo lo que nunca fuimos un libro del que se disfruta, y en el que también se aprende mucho. Es al mismo tiempo un libro optimista, que siempre busca dar lo mejor de sí mismo y que envuelve al lector, que no puede evitar seguir leyendo hasta que lo termina.

Como nota discordante podríamos señalar el final, un tanto precipitado y rápido, aunque tiene sentido teniendo en cuenta que hay una segunda parte para continuar la historia.

Libro ya a la venta, lo puedes comprar aquí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here