La película más interesante de lo que llevamos de año

Le Mans ’66 nos pone en situación de la mítica rivalidad entre Ford y Ferrari de cara a Le Mans. Estamos ante una historia contada desde la perspectiva de Carroll Shelby (Matt Damon), el empresario y antiguo piloto que con ayuda de Ken James (Christian Bale) tratarán de batir a Ferrari de una vez por todas.

El biopic se centra en el recorrido que efectúan en Ford hasta el gran campeonato, dejándonos la relación del dúo protagonista como el plato fuerte de la cinta y esto sin duda alguna es el primer acierto y el mejor. Es una película rodada de manera bella con un Damon y un Bale que están de cine. Sus piques, sus bromas, sus peleas, sus glorias, tienen tanta química que logra traspasar la pantalla y eso es de lo más importante en películas de este calibre.

© Disney

Mangold logra un equilibrio perfecto

Nada de esto se hubiera conseguido sin James Mangold detrás de las cámaras, un cineasta que en Logan demostró que puede hacer algo más, que puede hacer películas con alma. Y en esta, se sale. Cada plano y cada secuencia están tan bien construidas de manera visual que logra hacerte parte de la historia. Quieres conducir esos coches, quieres vivir como ellos, volar como ellos vuelan con el volante. Todo se encuentra bien estudiado para un posterior montaje que jugaría mucho con el sonido, pieza clave cuando se trata de automóviles.

Una parte muy importante en los biopic históricos es saber cómo empezar, continuar y terminar una película, como llevar a los personajes sin alterar nada de como eran, hacerles interactuar de manera correcta, tratando de hacer ficticio lo menos posible. Pero he de decir que este equipo creativo ha sabido muy bien tanto estructurar toda la historia, como adaptar bien el libro de A.J. Baime. Han logrado un equilibrio que funciona muy bien aunque a veces peca de parecido con Cars en ciertas escenas, en ciertos planos cuando se trata de las carreras. A veces eso te lleva directamente a la película de Pixar, dejando al dúo como soporte para mantenerte en tierra. Pero aún así, logra emocionar, hacerte vibrar y está escrito de forma excepcional.

© Disney

Le Mans ’66 es perfecta para ver en pantalla grande

El dúo protagonista está muy bien y podría estar hablando de ellos horas y horas sin que se me rompiese un solo dedo. Pero también es importante el respaldo que tienen detrás, un grupo de secundarios (En especial Jon Bernthal) que encaja muy bien tanto con la historia como con los protagonistas, haciendo que ciertas secuencias sean espectaculares. La verdad es que James Mangold no podría haber pedido mejor reparto para una película de este calibre.

Siendo la primera película de FOX distribuida por Disney tenía cierto temor a ver cambios en el tono y género de la película. Algo que noté en los planos de las carreras como he dicho antes pero que no fue más allá. La verdad es que la compañía del ratón animado no tocó ni una sola coma de la película, demostrando confianza en el proyecto. Una confianza que sirvió para traernos un proyecto increíble que merece mucho la pena ver en el cine. Es una película que te enseña el mundo del motor desde dentro, que te enseña a seguir tus instintos hasta lograr tus sueños, a perseguir todo aquello por lo que has nacido.

Tiene un reparto magnífico, una banda sonora que te adentra en la historia y unos planos que te hacen viajar allá donde los personajes van, James Mangold y su equipo han logrado un drama histórico que te mantiene pegado al asiento.

Dirección: James Mangold.

Reparto: Matt Damon, Christian Bale, Jon Bernthal, Caitriona Balfe, Noah Jupe, Josh Lucas.

Género: Biopic. Drama. Acción.

Duración: 152 minutos.

Fecha de Estreno: 15 de Noviembre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here