Alma, cuerpo y corazón

Si hace dos años veíamos el cortometraje que nos dejó sin palabras de Rodrigo Sorogoyen, Madre, ganador del Goya al Mejor Corto, ahora tras casi tres años podemos disfrutar del largometraje. El director madrileño se ha consagrado en numerosas ocasiones como uno de los directores más resolutivos y originales, que siempre sorprende dejándonos escenas que recordaremos durante mucho tiempo.

Madre está basado en este cortometraje del mismo nombre que dura aproximadamente 16 minutos, y si no lo has visto no te preocupes ya que en los primeros minutos de la película se proyecta el corto al completo a modo de introducción.

La historia de centra en Elena, una madre que recibe una llamada, es su hijo. El niño le llama desde el móvil de su padre, está nervioso, perdido, su padre se ha ido y siente miedo, se encuentra en una playa solitaria a la que iban de visita, no se sabe por qué ni cómo pero su padre se alejó. Elena desesperada trata de hallar una solución pero todo es inútil, pero luego se romperá en mil pedazos cuando Iván, su hijo, le dice que hay un extraño acercándose y que le empieza a perseguir.

Ahora han pasado muchos años, vemos a una Elena cansada, vive para trabajar y trabaja para comer. Mientras, como puede, mantiene una relación con un hombre pero cada día se acerca a la playa en la que desapareció su hijo y busca entre los jóvenes de su edad por si alguno le recuerda a aquel niño que perdió.

Todo se complicará cuando Elena haga buenas migas con Jean, un adolescente francés que podría tener la edad de su hijo, extrovertido que apenas habla español pero muy sociable. Empezará a ver en él a su hijo pero poco a poco las cosas se irán torciendo.

Jean no ve a Elena como una madre, le gusta como mujer, mientras que ella necesita a alguien a quien proteger, a quien ayudar, a quien mimar, pero he ahí el dilema de la historia, la desconexión total de sus sentimientos, el cambio drástico de las situaciones que se dan y sobre todo la evolución del personaje de Elena, llevado a la perfección por la actriz Marta Nieto.

Rodrigo Sorogoyen cambia totalmente de rumbo

El director nos deja petrificados con el camino que toma en Madre. Cuando pensábamos que nos íbamos a encontrar en el thriller con la historia de Iván, visto desde su perspectiva, o para que nos cuente qué fue lo que pasó en la playa, en cambio Sorogoyen toma un rumbo diferente centrándose en la madre. El sufrimiento, la carencia del amor de su hijo, todo lo que vivió con él y que nunca pudo retomar, el arrebato de una parte de ella, una mujer que no se ha recuperado, que no puede olvidar y que se siente culpable día a día.

Es un camino amargo, Marta Nieto muestra de la forma más rotunda vías de escape en el filme que su personaje no toma, no huye, no desaparece, quiere hacerlo pero se ve arrastrada cada vez más por esa sensación que le recordaba ser madre. Por otro lado tenemos al joven Jules Porier (Jean) que nos muestra a un personaje complejo en ciertos momentos y en otros que se comparta como un chico más de su edad. Jean es directo, listo y rebelde, pero todo eso se esfuma cuando está con Elena.

Isabel Peña y Rodrigo Sorogoyen nos dejan pensando, como siempre

Si hay algo que transmiten siempre los guiones de Isabel Peña y Rodrigo Sorogoyen son ideas, numerosas ideas, que nos dejan pensando por más de un día. La historia, la reflexión, los diálogos, son una parte muy importante de una película, siempre buscamos que algo nos impacte, y este el caso de Madre. Puede que no te guste la historia, como termina, o que te esperabas algo diferente.

Quizás ya tenías una idea pensada, tenías el rumbo por el que creías que iba a ir, pero todo se tuerce, ya sea para bien o para mal. Sorogoyen y Peña han firmado el guion más valiente y arriesgado de su carrera y Madre no es una película para todos. Ambos han hecho la película que querían hacer, no la que el público esperaba. Lo lógico habría sido optar por el suspense y el thriller pero el director y la guionista tienen una gran filmografía demostrando que ya dominan esos géneros y que ahora lo que ellos quieren es ahondar en una cinta intimista sobre la culpa, el dolor y los sentimientos.

A pesar de ello, el director Rodrigo Sorogoyen nos sigue regalando grandes planos, enormes protagonistas y una sensación de vacío al terminar la película, pero un vacío en el buen sentido, en el que nos quedamos aún digiriendo esa sensación que nos ha querido transmitir con Madre.

Director: Rodrigo Sorogoyen.

Reparto: Marta Nieto, Àlex Brendemühl, Anne Consigny, Frédéric Pierrot, Jules Porier, Raúl Prieto, Álvaro Balas, Blanca Apilánez.

Género: Drama.

Duración: 129 minutos.

Fecha de estreno: 15 de noviembre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here