BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

I put a spell on you

Ya podemos ver la tercera temporada de Las Escalofriantes Aventuras de Sabrina, serie original de Netflix basada en los cómics de Roberto Aguirre-Sacasa (también desarrollador de la misma).

La serie, que iba a ser una complementaria de Riverdale desarrollada por la CW, acabó (puede que afortunadamente) en las manos de Netflix. Su primera parte se estrenó en octubre de 2018, seguida de una segunda en abril de 2019 y está tercera en enero de 2020. Pero aquí no he venido a hablar de la historia de la serie, sino a responder una pregunta: ¿vale la pena ver esta serie? Y yo digo, tras verla entera en una semana, que desde luego.

Para los que, como yo, venían de la sitcom de los 90, CAOS (diminutivo de la serie) es una vuelta de tuerca tan divertida como refrescante. Es oscura, sangrienta e hija bastarda de los slasher más cutres, en el mejor de los sentidos. Y todo ello sazonado con los dramas adolescentes que tanto enganchan en este tipo de series, que al fin y al cabo tienen un grupo objetivo muy claro. No tiene diálogos brillantes, ni tampoco luce por su dirección, ni tampoco lo necesita. Es la serie perfecta para desconectar y ver de una sentada como Netflix nos tiene encaprichados.

La serie perfecta para ver en bucle

Pero si algo hace fuerte a CAOS es su Sabrina: la maravillosa Kiernan Shipka, veterana del mundo de las series desde pequeñita, interceptando a Sally Draper en nada más y nada menos que Mad Men. La serie recae completamente sobre sus hombros, y la actriz de 20 años asume la responsabilidad con desenvoltura. Realmente no habría serie sin ella, y ése es el mejor de los cumplidos.

El resto de personajes también son otro pilar fundamental: las tías Hilda y Zelda (cada una fantástica e imprescindible a su manera), Ambrose, Harvey, Nicholas, Roz, Theo… La serie asume la técnica Stranger Things (por mencionar una serie similar de Netflix) de hablar sobre personajes, mezclarlos y jugar con ellos de todas las maneras posibles. Y eso le sienta muy pero que muy bien.

Pero ¿qué podemos esperar de la tercera parte?

Sin entrar en detalles, esta última temporada ha sabido mantener decentemente el nivel de la serie, cumpliendo su función básica de dejar con ganas de más. Aunque empiece a caer en la enfermedad de “cada temporada una amenaza más terrible que la anterior, más grande y más épico todo”, hasta que llegue un punto en el que no le queden pisos para subir. Pero todavía le quedarán unas dos temporadas más para que eso pase.

Por lo demás, no hay señal de desgaste en la serie, con un final de temporada con influencias de alguna que otra película de superhéroes (lo sabréis cuando la veáis) y ese dulce cliffhanger que tan bien funciona en este tipo de productos. Drama de romances con Sabrina (en esta casa shipeamos Harbrina, como dato), terror, humor y sobre todo fidelidad al espíritu de la serie. Todo correcto, a mi parecer.

Así que en resumen, sí, creo que CAOS es una serie que sin ser imprescindible, recomiendo ver. Cutre a veces, sin demasiada imaginación, pero cumpliendo su papel en su subgénero. Y además aportando una enorme representación LGTBI, lo cual sin tener mucho que ver con la serie en sí, merece reconocimiento.

La cuarta parte se estrenará a finales de este año, y sólo queda decir que en Moobys sin duda os contaremos qué nos ha parecido. Hasta entonces, podéis seguir haciendo maratón de Las Escalofriantes Aventuras de Sabrina en bucle.

Dirección: Lee Toland Krieger, Sarah Schechter, Greg Berlanti, Roberto Aguirre-Sacasa.

Reparto: Kiernan Shipka, Ross Lynch, Michelle Gomez, MIranda Otto, Lucy Davis, Chance Perdomo, Gavin Leatherwood, Jaz Sinclair, Tati Gabrielle, Lachlan Watson, Richard Coyle.

Género: Adolescente. Terror. Comedia.

Duración: 50/60 min.

Episodios: 8.

Plataforma: Netflix.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here