BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

Mikel Rueda, director bilbaíno que anteriormente ha dirigido películas como A escondidas, o Estrellas que alcanzar. En esta ocasión, nos presenta el drama El doble más quince en el que podremos ver a Maribel Verdú (Ola de crímenes) y Germán Alcarazu (A Escondidas).

El doble más quince, al parecer es una continuación de su anterior cortometraje Caminan. El rodaje se hizo a lo largo de seis semanas en distintas localizaciones de Bilbao. La película se estrenó en la pasada edición del Festival de Cine de Málaga.

Ana es una mujer que con casi 50 años tiene su familia formada y su vida prácticamente hecha. Pero ¿así va a ser el resto de su vida? ¿y sus aspiraciones? Erik, por otra parte, es un chico joven que todavía tiene toda su vida por delante y tiene un concepto muy distinto del «para toda la vida». Con sus inseguridades, tanto Ana como Erik, andan perdidos, pero algo hará que sus caminos se crucen.

El doble más quince un road trip a pie

Mikel Rueda con El doble más quince consigue romper más de un tópico. Vemos una revelación en el papel de Ana que rompe con lo que está impuesto socialmente. No solo con esa acción sino con algunos comentarios con los que Eric logra reflexionar. Así vemos como son desde fuera los prejuicios que hacemos inconscientemente.

La película aborda los problemas a los que se enfrentan dos generaciones totalmente distintas y se puede ver cómo los pensamientos han cambiado. Con ello, consigue adentrarse en el público y nos hace abordar este tipo de miedos e inquietudes en las que cualquiera se puede ver en algún momento de su vida.

El principio de la cinta quizás se podría mejorar, apenas hay un guion fluido, las secuencias son muy largas y sin apenas contenido. Están hechas para poner en contexto al espectador pero se podría hacer de una manera más ágil. Aunque los silencios y las pausas dan más dramatismo a la escena.

El doble más quince la podríamos definir como un road trip a pie en el que Ana conoce a Eric a través de un chat sexual en Internet. Durante la película vamos viendo la «cita» de ellos, como van conectando a pesar de no haberse dicho el nombre y empezado su relación con mentiras.

Otro de los aspectos es que a pesar de ser un drama produce más de una carcajada por el hecho de algunas acciones o comentarios que se van produciendo. Hay una adecuada elección en cada momento de la música, ahí han dado en el clavo con un estilo clásico o indie con la que suaviza la escena, nos hace introducirnos y dejarnos llevar en ella.

La complicidad de los protagonistas

Como se puede ver durante toda la película predomina un modo retrato con el fondo desenfocado. Llega hasta tal punto que hay momentos que hablan personajes pero que no parecen enfocados. Lo hacen para resaltar aún más a los personajes principales pero en exceso resulta incómodo a la vista.

Maribel Verdú y Germán Alcarazu son bastante correctos en su interpretaciones e incluso destacaría el papel del joven en el que podemos ver realmente a un adolescente perdido en la vida. Las miradas de complicidad llenan la pantalla.

En resumen los temas que trata la cinta y las conversaciones aunque a veces poco fluidas son bastante correctas y te hacen reflexionar sobre aquellas cosas de la vida que hacemos pero no nos damos cuenta.

Director: Mikel Rueda.

Reparto: Maribel Verdú, Germán Alcarazu, Mario Plágaro.

Género: Drama.

Duración: 98 minutos.

Fecha de estreno: 28 de febrero de 2020.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here