More

    Los Anillos de Poder, Amazon no repara en gastos

    spot_img

    Han pasado más de 20 años desde que un casi desconocido Peter Jackson estrenase El señor de los anillos: La comunidad del anillo. Dicha película consiguió adaptar de una forma magistral el trabajo de J.R.R. Tolkien, con un sentido de la épica y la aventura como pocas. Después intentó replicar el éxito dividiendo en una nueva trilogía el libro corto El Hobbit, con resultados un poco más variados. Ahora le toca a Prime Video el soberano esfuerzo de volver a traer la Tierra Media a las televisiones con Los Anillos de Poder, teniendo la complicación añadida de ser una historia casi inédita dentro del universo de Tolkien.

    Un nuevo Señor Oscuro se está preparando

    Los Anillos de Poder nos sitúa durante los primeros años de la Segunda Edad, después de que el mundo haya pasado por una guerra devastadora contra Melkior y posteriormente contra su más leal sirviente Sauron. Es una época de bonanza y los elfos, que han ocupado y vigilado los enclaves humanos durante siglos, están pensando en abandonar la Tierra Media y volver a su tierra natal, Valinor.

    Pero no todo parece tranquilidad. Galadriel, una comandante de las fuerzas elfas, sigue empeñada en encontrar a Sauron, o al menos una prueba de sus restos. Otro compañero, Arondir, es un soldado enamorado de una humana, que a punto de partir junto a su guarnición, confirma que los orcos están volviendo a juntarse al este.

    Sin embargo para muchos son tiempos de paz. En las praderas viven los inocentes pelosos, ajenos a maldad o maquinación, que deciden ayudar a un desconocido caído de las estrellas. En la costa, el herrero elfo Celebrimbor pide ayuda a Elrond y sus amigos los enanos para forjar la mayor obra de orfebrería jamás realizada. Unos anillos que cambiarán la historia y a todos quien los portan.

    Los Anillos de Poder

    Los Anillos de Poder, FANTASÍA, con todas las letras

    Desde hace años las historias de fantasía han demostrado ser una gran inspiración para la creación de series de televisión. Fue una serie de fantasía la que reventó todos los records y provocó que los fans nos despertásemos ansiosos de madrugaba saturando Twitter con cada episodio. Desde entonces, todas las plataformas han buscado infructuosamente el éxito de esa serie. Esa serie con dragones, bastardos y amor incestuoso. Pero no voy a hablar de Juego de Tronos. Aún no.

    Desde el primer minuto Los Anillos de Poder nos deja claro que no es más que la punta del iceberg de un mundo mucho más grande. La introducción repasa a vista de pájaro todo lo que podemos conocer a más fondo en las páginas de ese extraño libro de historia convertido en novela llamado Silmarillion para detenerse en un periodo curiosamente poco detallado por el escritor inglés: Quién, porqué y cómo forjaron los Anillos de Poder, que finalmente serán dominados por el Anillo Único en manos de Sauron.

    Durante los dos primeros episodios podemos contemplar boquiabiertos lo que significa que una plataforma no repare en gastos con una producción. El despliegue técnico, de localizaciones y de vestuario es apabullante. No es una serie para ver con el móvil mientras vas en el metro, hay que sentarse cómodo en el salón y disfrutar de la gran superproducción que es.

    Los dos primeros episodios de Los Anillos de Poder están dirigidos por J.A. Bayona y creo que no hay mejor director para mostrar la épica que se narra al principio. El barcelonés no se apabulla ante los despliegues de medios, sabiendo aprovechar cada plano al máximo. La dirección es tan sobresaliente que intriga pensar si Wayne Yip y Charlotte Brändström, los directores de posteriores episodios y más habituados a la televisión, van a poder estar a la altura.

    Respecto al reparto hay que comentar que se trata de una historia tan coral que en sólo dos episodios hay muchos actores que no han tenido un momento para brillar. Para mí hay grandes desconocidos como Morfydd Clark que interpreta a Galadriel. Además salvo Elrond (interpretado por Robert Aramayo) o la princesa enana Disa (Sophia Nomvete) el resto del reparto tiene ese rictus hierático tan habitual en las adaptaciones de Tolkien.

    Los Anillos de Poder es una serie que promete mucho. Quizás demasiado para contar con tan solo 8 episodios. Es un espectáculo visual sin precedentes y que en cada minuto solo quieres que te cuenten más de ese mundo. Aún así, se la puede criticar que sigue siendo café para los más cafeteros, ya que el trasfondo es muy extenso y complicado y hay matices dudo tengan tiempo de explicar al espectador y que sólo los más versados en el trasfondo tolkeniano entenderán.

    Ahora si llega el momento de la gran pregunta: ¿Los Anillos de Poder es mejor serie que Juego de Tronos? Sin duda aún es demasiado pronto para juzgarlo, pero creo que el debate no debe ir por ahí. Las comparamos debido a que habitualmente nos encontramos ambas sagas en la misma estantería de las librería pero sería algo tan ridículo como tratar de comparar películas como Qué bello es vivir con, por ejemplo, Interestellar solo por que ambas son dramas. Una serie supone un gran drama de ambiciones políticas en un mundo medieval donde, marginalmente, hay otras cosas como dragones o zombis helados. La otra ofrece un viaje a un mundo que no pretende parecerse al nuestro, una aventura hacia lo desconocido y extraño.

    spot_img

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    spot_img

    Últimos Artículos

    Related articles

    spot_img