BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

A medio camino de la Berlinale

El fin de semana potente del Festival queda atrás y ahora es momento en la que las producciones más personales comienzan a salir a la luz. Aún así, este año el festival esta sabiendo dosificar las producciones más independientes con trabajos de mercados ingleses o estadounidenses con estrellas famosas que siempre concentran más al público y crítica. El día de hoy ha estado marcado por luchas de un pequeño grupo de personas contra todo un sistema imparable, ya sean regímenes fascistas como los nazis de Alone in Berlín o comunistas como el régimen Chino de Wu tu o el la Rumanía de los años 80.

Berlinale

Del Oeste…

Comenzamos el día con la coproducción alemana-francesa-inglesa Alone in Berlín, que nos vuelve a ofrecer otra perspectiva diferente del drama de los alemanes que durante el tercer Reich no eran completamente afines al régimen. El cine de Hollywood nos a acostumbrado a pintar a todos aquellos que apoyaban el régimen nazi como unos individuos amorales y complacientes pero Alone in Berlín llega para ofrecer una mirada un tanto diferente. Otto (genialmente interpretado por el inglés Brendan Gleeson) es un defensor acérrimo del régimen hasta que su joven hijo muere durante la segunda guerra mundial. Desde entonces, Otto librará una batalla en solitario para liberar la consciencia de los berlineses. Su mujer Anna, interpretada por Emma Thompson, forma parte de un comité para destapar aquellas familia que protegen o defienden judíos, pero hasta ella se dará cuenta de lo demencial de la política de Hitler y ayudará a su marido. Vincent Pérez adapta una vez más la historia real de Otto Hampel y su esposa, sabiendo dosificar la tensión mientras q e el reparto (con Daniel Brül una vez más implicado en una historia relacionada con los Nazis) consigue que empatices profundamente con la pareja y su sufrimiento. Quizás la elección tan inglesa del reparto una dirección un tanto descafeinada enturbian un poco una historia que si bien no va a ganar el oso de Oro, podría haber tenido más relevancia.

La hija del famoso escritor Arthur Miller y esposa de Daniel Day-Lewis, Rebecca Miller firma y dirige una comedia ligera sobre la responsabilidad y las consecuencias. Maggie’s Plan trata sobre la joven Maggie (interpretada un poco fuera de su estilo por Greta Gerwig), que es una joven fuerte, autosuficiente y con voluntad para ser madre soltera. Pero en el proceso, se cruzará con John, un profesor de antropología que terminará con el plan de futuro en solitario de Maggie. La honestidad es un pilar fundamental de la película y de la protagonista, aunque eso le lleve por caminos incómodos. El personaje de Maggie está bien construido y le sienta viene a Greta Gerwig, pero la historia se diluye en una comedia romántica donde ni Ethan Hawke ni Julianne Moore pueden aportar algo de frescura. Como.comedia ligera de tarde puede pasar pero no es la mejor aspirante para el premio de Panorama.

Maggies plan

…Y del Este

Hay película inclasificable por muchos motivos, pero no por ello significa que sean malas películas. Hotel Dallas es una de ellas. Más clasificable como ejercicio artístico que como película o documental y con una narrativa tan original como a veces confusa, la directora novel Livia Ungur y su pareja Shern-Lee Huang usan la serie americana Dallas para mostrar el cambio político y social ocurrido en Rumanía desde la dictadura de Circhescu. Con la presencia del actor se la serie americana Patrick Duffy en el papel del narrador y a la vez espectador del documental, Livia hace las veces de guía para mostrarnos el impacto de una serie tan capitalista en el mundo comunista de la Rumanía de los 80. El discurso histórico y filosófico de los directores se apoya en un estilo visual muy marcado y personal, mezclando planos preciosistas, entrevistas a cámara con una estética de videoclip y una narrativa no lineal. En conjunto se combinan para formar un documental personal y original que en ocasiones puede resultar un poco pedante pero agradable a la vista al menos.

Siguiendo la marcada tendencia al documental que este año está dominando Berlín, pusimos broche a la noche con Wu Tu, Mi Tierra. Tras una producción de casi 5 años, el director Fan Jian acompañó a Chen Jun y a su familia, granjeros en los alrededores de Beijing que son forzados a abandonar su tierra por el imparable avance del país. Cámara en mano, enfrentándose a vejaciones y amenazas, el propio Jun nos cuenta su lucha por poseer un poco de tierra que considerar suya, donde poder cultivar y criar a sus hijos. El documental sigue un desarrollo y producción de lo más tradicional, pero el contenido del mismo nos introduce con brutal dureza en el sufrimiento de las familias granjeras en los límites de las grandes ciudades y el enfrentamiento con un sistema frío e insensible que sólo pone énfasis en el desarrollo. A pesar de todo el dolor y la impotencia, la familia Chen mantiene siempre la cabeza alta y una sonrisa en la cara aún a día de hoy luchando para que no se les considere ciudadanos de segunda categoría en China.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here