Lo bueno si breve…

El pasado 28 de julio HBO estrenó Room 104, la nueva serie de los hermanos Duplass que podría convertirse en el hallazgo del verano al igual que el año pasado Netflix nos sorprendiera con Stranger Things.

Sus creadores, los hermanos Mark y Jay Duplass, tienen a sus espaldas numerosas producciones cinematográficas y televisivas, y son responsables de series como Transparent de Amazon o Togetherness, de la propia HBO. Sin embargo, Room 104 es un proyecto bastante diferente a lo que han realizado anteriormente, que tiene además un planteamiento distinto al habitual en la ficción televisiva.

Room 104

La principal particularidad de Room 104 es que se trata de una serie antológica como las que le gustan a Ryan Murphy, autor de series como American Horror Story, American Crime Story o la más reciente Feud, con temporadas que plantean historias autoconclusivas e independientes entre sí. Sin embargo, su planteamiento antológico es más cercano al de Black Mirror, la serie británica ahora perteneciente a Netflix en la que cada capítulo es independiente, y en la que el único hilo conductor de los episodios es la temática: la tecnología y los peligros que esta puede traer a la humanidad.

En el caso de Room 104, el hilo conductor es la habitación que da nombre a la serie. Todos los capítulos ocurrirán dentro (y solo dentro) de la misma habitación de un motel de los Estados Unidos. Esto será el único punto en común, pues los personajes, el reparto, las tramas e incluso las temáticas cambiarán en cada episodio sin que tengan relación entre sí.

En el primer capítulo, el único estrenado hasta ahora y titulado Raphie, nos encontramos con solo tres personajes y un reparto encabezado por la actriz Melonie Díaz. En él, un padre contrata a una chica para que haga de canguro y cuide de su hijo en la habitación 104 mientras él está fuera. A partir de ahí, digamos que pasan cosas.

Room 104

Este primer capítulo puede dejarnos con sensaciones encontradas, pero sin duda se trata de una gran carta de presentación para un proyecto tan interesante como Room 104. Combina intriga y drama, con tintes de humor negro e incluso terror. Sin embargo, en futuros capítulos este cóctel podría cambiar por completo, y es que es esto es lo más atractivo de la serie. Además, los episodios de Room 104 tendrán una duración de entre 20 y 30 minutos, algo muy poco habitual en televisión para ficciones “dramáticas”. Se trata de un formato normalmente reservado para sitcoms o series de animación, por lo que la decisión de los hermanos Duplass de utilizarlo aquí me parece todo un acierto. De esta forma, Room 104 se coloca como una de las series a la que deberíamos seguirle la pista este verano: es original, refrescante y muy prometedora. Así que ya sabéis, tenéis una cita en la habitación 104 cada lunes en HBO.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here