Mucho se ha hablado de las continuas idas y venidas de Hugh Grant en lo que se refiere a su vida sentimental. En los últimos años el actor ha sido noticia no por su trabajo, sino por sus múltiples relaciones sentimentales con otras mujeres, incluyendo infidelidades, así como algún que otro caso relacionado con su paternidad (sí, hay un hijo secreto de por medio). Su imagen pública ha caído en picado y ya poco queda del joven Hugh Grant que cautivó al público en películas como Cuatro bodas y un funeral, Sentido y sensibilidad, o El inglés que subió una colina pero bajó una montaña. Si algo tienen en común es que todas ellas son comedias románticas, el género en el que el actor británico más se ha movido a lo largo de su carrera y, también, el que le ha otorgado sus mayores alegrías. Y es que hubo una época en la que Grant era considerado el galán por excelencia de la comedia romántica.

Cuatro bodas y un funeral

Su mayor éxito profesional llegó de la mano de Cuatro bodas y un funeral en 1995, en la que compartía reparto con Andie MacDowell. Gracias a su participación en esta película obtuvo un Globo de Oro y un BAFTA a mejor actor. A día de hoy la película es considerada como una de las más exitosas del cine europeo contemporáneo a nivel mundial.

Cuatro bodas y un funeral
Reparto de la película Cuatro bodas y un funeral

La película sigue la historia de Charles, personaje de Hugh Grant, cuya vida cambia el día en que conoce a Carrie, interpretada por Andie MacDowell, en la boda de unos amigos. Ambos coinciden por primera vez en dos bodas, a la que acuden como invitados. Tras su primer encuentro, Charles quedará totalmente prendado de Carrie, quien considera a Charles un hombre más en su lista de parejas sexuales. El objetivo de Charles en sus próximo encuentros (una tercera boda y un funeral) será el de confesarle su amor y lograr conquistarla. Cuatro bodas y un funeral es, sin duda, todo un clásico de los 90 que no te puedes perder.

Aquellos maravillosos 90

Los 90 fueron para Hugh Grant una década de gran esplendor profesional. En estos años se consolidó como uno de los actores de comedia más destacados de la industria, al mismo tiempo que jugaba con el género dramático. Películas como Lunas de Hiel (1992), en la que se puso tras la dirección de Roman Polanski; Una insólita aventura (1995) o Nueve meses (1995) son una prueba de ello. La mayor parte de los éxitos de taquilla en los que Grant participó en esta década eran, obviamente, comedias. A finales de los 90, protagonizaría otro de los papeles más destacados de su carrera. Se trata de su personaje en Notting Hill (1999), película en la que compartía protagonismo junto a Julia Roberts y que le permitió obtener una segunda nominación a los Globos de Oro y con el que ganó el premio Empire al mejor actor.

Hugh Grant
Julia Roberts y Hugh Grant en una escena de Notting Hill

Cambio de década: la llegada de los 2000

Con la llegada del nuevo siglo, el actor no se alejó demasiado de la comedia romántica, protagonizando películas como El diario de Bridget Jones (2001)Love Actually (2003) o ¿Qué fue de los Morgan? (2009). También lo hemos podido ver en el género de animación, prestando su voz a uno de los personajes de la película ¡Piratas! (2012). En 2014, le volvimos a ver en una nueva comedia romántica, The Rewrite y, también, en el género de la ciencia ficción, apareciendo en películas como El atlas de las nubes y Operación U.N.C.L.EEl años pasado obtuvo una nominación al premio del Sindicato de Actores, gracias a su participación en la película biográfica Florence Foster Jenkins.

Hugh Grant
Hugh Grant y Meryl Streep en el estreno de su película Florence Foster Jenkins

Con un pasado exitoso en el terreno profesional y un presente algo más turbio de lo que fue antaño, aún nos queda por ver con qué otros proyectos nos sorprenderá Grant en los próximos años. De lo que sí podemos estar seguros es de que podremos volver a verle en alguna que otra comedia romántica, el género que le dio la fama, en el que más se ha sabido desenvolver y el que le consagró como galán de la comedia. Sea como sea, lo importante es que le volvamos a ver en pantalla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here