Perfectos Desconocidos, una película que eclipsa

Hace tan solo un año que se estrenó Perfetti sconosciuti (Paolo Genovese, 2016) pero, tras un récord en la taquilla italiana, rápidamente se puso en marcha su remake en España. La historia, que nos cuenta cómo el caos se apodera de una noche de cena entre tres parejas de amigos y un soltero y sus respectivos desquicios, solo podía dirigirla un director en nuestro país: Álex de la Iglesia.

La trama, efectivamente, gira en torno a tres parejas. Eva (Belén Rueda) y Alfonso (Eduard Fernández), los anfitriones de la noche, una pareja consolidada y formal que afrontan la adolescencia de su hija contrastada con la rutina del matrimonio; Sofía (Juana Acosta) y Antonio (Ernesto Alterio), la primera pareja invitada, otro matrimonio desgastado por el paso del tiempo pero con más secretos de los que les gustaría admitir; Blanca (Dafne Fernández) y Eduardo (Eduardo Noriega) una pareja de recién casados con una vida idílica; y Pepe (Pepón Nieto), el soltero del grupo, cuya nueva novia, también invitada, ha fallado en el último momento. Todo va normal hasta que a Blanca se le ocurre la idea de jugar a un juego: Todos deben dejar el móvil en el centro de la mesa y leer todas y cada una de las notificaciones que les llegue durante la cena en voz alta. ¿Algo más? Por supuesto. Un eclipse lunar -la ‘luna de sangre’- se cierne sobre la noche tentando a la leyenda urbana de que les puede llevar a la locura más absoluta durante su punto más álgido.

Perfectos Desconocidos
De izquierda a derecha: Ana (Belén Rueda), Eduardo (Eduardo Noriega), Ana (Juana Acosta), Antonio (Ernesto Alterio), Alfonso (Eduard Fernández), Blanca (Dafne Fernández) y Pepe (Pepón Nieto).

Actuaciones brillantes y trasfondo social

Con un reparto que sabe encajar perfectamente en cada papel y se sale de la habitual lista de actores y actrices ‘fetiche’ del director bilbaíno, cada personaje se lleva al extremo con una actuación impecable. Tal es la experiencia interpretativa, que puede que el espectador se sienta incómodo con algunas situaciones durante la película, quizá por el realismo y la dureza por la que, a través de una línea humorística, se transmiten. La crítica social sigue siendo una de las marcas del director de El Bar (2017), que deja ver de manera muy directa problemas como el sexismo, la homofobia o el machismo bajo una estela que ataca directamente la ética de cada personaje: Las mentiras.

Los planos de cada secuencia están cuidados al detalle para sentir la cena de los protagonistas prácticamente en primera persona. Lo mejor de la película son los golpes de humor que Álex de la Iglesia consigue potenciar a través de su firma en esta versión de la cinta italiana, sumado al desbordamiento de las situaciones y cómo son llevadas al extremo del extremo que ya se presentaba en la original. La crítica es otro de sus puntos fuertes, ya que más de un espectador se dará cuenta de que muchos de los problemas de la sociedad empiezan en lo más cotidiano. La peor parte quizá sea la decepción que algún giro argumental confuso puede traer al espectador, además de la poca profundidad y explicaciones que se le dan al tema del eclipse, pese a ser un detalle aparentemente vital para la película.

En definitiva, los secretos, las situaciones, las reflexiones, la marca De La Iglesia, y sobre todo, las risas aseguradas pueden hacer de Perfectos Desconocidos una de las comedias de las navidades e incluso puede que inviten a reflexionar a más de uno. Pero, sobre todo, esta película te hará reflexionar sobre una -aparente- sencilla pregunta: Y tú, ¿dejarías el móvil en el centro de la mesa?

Director: Álex de la Iglesia.

Reparto: Belén Rueda, Eduard Fernández, Juana Acosta, Ernesto Alterio, Dafne Fernández, Eduardo Noriega, Pepón Nieto…

Fecha de estreno: 1 de diciembre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here