Ryan Murphy es uno de los creadores que más expectación genera con sus creaciones, y no es para menos. Después del fenómeno Glee, convertir en serie de culto American Horror Story, un injusto fracaso para la genial Scream Queens y antes de la emergente Feud, Murphy se embarcó en el proyecto de American Crime Story, una antología que recogería los crímenes más polémicos de la historia contemporánea de Estados Unidos. Con una primera temporada centrada en el juicio por asesinato de O.J. Simpson, y una tercera planeada sobre el huracán Katrina, en España hemos podido disfrutar a través de Netflix de su segunda temporada, centrada en lo que rodeó al asesinato del diseñador Gianni Versace.

Versace
Andrew Cunanan (Darren Criss), el rostro de la ambición por cualquier medio.

The Assassination of Gianni Versace: En la mente del asesino

Algo que debe saber el espectador dispuesto a ver esta temporada por ver escenificado el lujo de Versace o por el papelón que promete marcarse nuestra Pé en los tráilers, es que no va a encontrar nada de esto como se lo espera. Esta temporada de American Crime Story se centra casi de lleno en la vida de Andrew Cunanan, un asesino en serie que, tras una lista de crímenes, llega a la que es su víctima más esperada: Gianni Versace.

Todo empieza con el asesinato del diseñador, y la presentación de un prácticamente acabado Cunanan. Tras el crimen -perfectamente recreado- la serie tomará forma a través de flash-backs que nos mostrarán la vida de ambos personajes, cómo se cruzan sus vidas, los motivos para llegar a tal punto y, sobretodo, qué les ha llevado a estar en cada posición en el momento del asesinato.

versace

Un reparto de alta costura

El cast es uno de sus puntos más fuertes. Un sobresaliente Darren Criss interpreta al protagonista absoluto, Andrew Cunanan, personificando a la perfección sus delirios de grandeza y cómo éstos se desvían hacia un comportamiento psicótico que provoca su paso de una de las mentes más prometedoras de California a uno de los criminales más buscados de todos los Estados Unidos. Por su parte, e inevitablemente uno de los papeles que más destaca sin poder evitarlo, es el de Donatella Versace, interpretada por una férrea Penélope Cruz -¿alguien ha dicho ‘Emmy’?-. La de Alcobendas, sin duda, sabe como interpretar a la perfección la elegancia y fortaleza de la italiana, y es capaz de llevarse gran parte del protagonismo total de la temporada saliendo en pocas escenas de apenas 5 episodios. Para completar el reparto, un tímido Ricky Martin interpreta a Antonio D’Amico, el amante de Gianni Versace, interpretado a su vez por Édgar Ramírez. Esta última pareja, quizá, sea la única parte a mejorar del casting: No tienen la química que necesaria en pantalla.

versace

American Crime Story: Una recreación respetuosa y necesaria

El resultado de la temporada es magistral, y los premios que está cosechando ya están hablando por sí solos. La historia de Versace no es más que un marco para captar otras historias de mayor trasfondo, como la homofobia en los 80, la inmigración o la corrupción. Aunque si hay algo que caracteriza esta entrega de ACS es la ambición -un tema recurrente en los trabajos de Murphy- desde el punto de vista del diseñador, constante y laborioso, hasta el punto de Cunanan, ególatra y especulador.

Título original: American Crime Story: The Assassination of Gianni Versace (2018).
Creadores: Ryan Murphy, Larry Karaszewski, Scott Alexander.
Reparto: Darren Criss, Penélope Cruz, Édgar Ramírez, Ricky Martin.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here