Hagamos memoria. En 2016 llegaba a los cines Expediente Warren 2, donde un ente maligno que se manifestaba como una monja atormentaba a Lorraine Warren. Sin duda, aquella monja fue la cosa que más terror me causó de la saga de Expediente Warren, me parecía terrorífica. Dos años más tarde tenemos ante nosotros La monja, un spin off centrado única y exclusivamente en esa monja demoníaca que tan malos ratos me hizo pasar. Pero, ¿es La monja un digno spin off que puede hacerte pasarlo terroríficamente mal?

La monja nos transporta a una abadía de clausura en Rumanía en los años 50, donde ocurre un terrible suceso. Una joven monja se suicida en extrañas circunstancias y un sacerdote junto a una novicia a punto de tomar sus votos son enviados por El Vaticano para investigar lo sucedido. Al llegar, descubrirán una presencia maligna por encima de su imaginación, donde una monja proveniente del inframundo les atormentará con el fin de acabar con sus vidas.La monja fotograma

Y es que sí, como señalaba en el inicio, La monja es otro spin off directo de la saga Expediente Warren. La cinta se encarga de mostrarlo con un gran número de referencias que siempre son agradables de ver para el espectador que ha disfrutado de las dos entregas de los Warren. Y no solo eso, sino que también sirven para establecer una conexión real y con sentido, aportado más información al universo Warren creado por Jamen Wan.

La Monja, anclada en el pasado respecto al cine de terror actual

Es una buena época para el cine de terror. Parece que los directores de este género han  conseguido dar con la tecla del suspense, proponiéndonos un terror basado en la propia atmósfera que rodea a la trama y a los personajes, y dejando de lado los screamers de toda la vida donde más que asustarte por lo que veías en pantalla era por el sobresalto que te causaba el sonido grave de piano a todo volumen.

Por desgracia, La monja es una excepción dentro de esta evolución en el cine de terror actual. Los antes mencionados screamers son un pilar clave en la cinta, siendo bastante predecibles la mayoría de ellos. Movimientos de cámara sospechosos donde sabes que algo o alguien va a estar tras el protagonista para no precisamente saludarle amigablemente; seres que tienen la manía de cruzarse por delante de la cámara; o la capacidad que tienen los protagonistas para separarse en los lugares más oscuros. No es nada que no hayamos visto antes. ¿Cumple su función? Sí, más de un bote en la butaca del cine vas a dar, eso no lo dudamos. Pero si estamos hablando de si es o no una buena película de terror en la actualidad, cabría decir que deja mucho que desear.

La monja fotograma 2

El filme nos cuenta una historia extremadamente básica pero que al menos nos consigue exponer a base de flashbacks de donde procede verdaderamente el ente maligno de la monja. Y es realmente interesante, remontándose incluso a la época de los templarios y de lo que me habría gustado ver más. Aunque bueno, lo que no nos llegan a decir  realmente es cuál es el verdadero propósito de la monja endemoniada, dejémoslo en que es un ente maligno cuyo único objetivo el propagar el mal.

La monja, experta en sacarse ases de la manga

En este momento me gustaría hacer una mención al guion, que en ciertos momentos se las arregla de maneras poco creíbles para que la historia continúe y te preguntas si no hubiese sido mejor darle un par de vueltas más a esas decisiones de guion. Quizás todo esto tenga que ver con que James Wan no ha sido el director de esta película, sino que la ha producido. Corin Hardy ha sido el verdadero encargado de dirigir La monja y quizás su inexperiencia ha pasado factura, ya que su filmografía consta de una película, su ópera prima The Hallow.

Algo que sí me gustó fue la ambientación de esta película y todo ese entorno religioso que lo rodea. La localización y todo lo que rodea a La monja recuerda a un cine de terror gótico que siempre he temido y que aquí lo saben aprovechar muy bien.

La monja fotograma 3

Mi opinión acerca de los personajes de La monja es muy dispar, ya que para mí, los dos protagonistas son la noche y el día. Por un lado tenemos a Taissa Farmiga, que interpreta magistralmente a la novicia a punto de tomar sus votos y que es el eje central de la película. Pero en el otro tenemos a  Demian Bichir, que a pesar de que al igual que Taissa realiza un gran trabajo en su papel de sacerdote, el personaje no aporta nada a la cinta. Durante el filme, un niño poseído al que le practicó un exorcismo  en el pasado y que no tiene nada que ver con la película le atormenta en todo momento. Esto hace que el personaje se desmarque totalmente de la trama principal y que pinte más bien poco.

La monja es una apuesta clara para pasar miedo durante este mes de septiembre pero que se queda muy lejos del cine de terror actual, donde películas como Hereditary o Un lugar tranquilo están a años luz.

Director: Corin Hardy

Reparto: Taissa Farmiga, Demian Bichir, Bonnie Aarons, Charlotte Hope, Ingrid Bisu, Jonas Bloquet

Fecha de estreno en España: 7 de septiembre de 2018

1 Comentario

  1. Me hace gracia el tema del cura, totalmente de acuerdo es como vale este señor no pinta nada aquí y el niño llega un momento muy temprano en el que mas que aterrador resulta cansino, a pesar de eso que básicamente es lo que mas me resto tonto, por lo demás la peli me a gustado mucho, la ambientación incluso los toques de humor, si podría haberse le sacado mas jugo pero para mi si a sido una buena peli.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here