Muchas historias, mucho tiempo

El cineasta francés Arnaud Desplechin es el encargado tanto de dirigir como de escribir esta película, en la que destacan especialmente sus intérpretes femeninas, Charlotte Gainsbourg y Marion Cotillard.

En Los fantasmas de Ismael conocemos a Ismael (Mathieu Amalric), un director de cine que tras rehacer su vida se reencuentra con su mujer, que desapareció hace 21 años y a la que daba por muerta. El regreso de Carlotta (Cotillard) pondrá en peligro su relación con Sylvia (Gainsbourg).

A pesar de que la primera hora de película es interesante, la última media hora es completamente prescindible y olvidable.

Pero Desplechin quiere abarcar mucho, puede que demasiado, en sus dos horas y cuarto de metraje, lo que lo lleva a introducir varias tramas, algo que hace que la película sea al mismo tiempo cuatro películas más.

Durante la primera hora el experimento resulta interesante, haciendo que el espectador quiera saber más sobre Carlotta y la trama de espías con la que se inicia el film. El misterio de Carlotta se explica por encima y demasiado pronto, y la trama de espías se complica, convirtiéndose en varias tramas más.

Desplechin quiere abarcar mucho y rendir homenaje a muchos directores, lo que hace que el espectador se pierda entre tanta referencia y no entienda qué es lo que ocurre la mitad del tiempo.

Los fantasmas de Ismael
Marion Cotillard en una escena de Los fantasmas de Ismael

Las mejores interpretaciones, Charlotte y Marion

A pesar de que la primera hora de película es interesante, la última media hora es completamente prescindible y olvidable. Los personajes no saben manejar sus emociones, lo que hace que la película tenga constantes altibajos, con escenas en completo silencio y otras en las que solo pueden oírse gritos, haciendo que el espectador tan solo quiera que la escena termine y dejen de gritar.

Hay igualmente demasiadas escenas sin sentido, especialmente las interpretadas por su protagonista, Mathieu Amalric, que si bien le pone pasión a su interpretación, no logra que resulte creíble, llegando muchas veces incluso a sacar de quicio. A pesar de todos los gritos que se oyen durante la película, se echa en falta cierta tensión en las escenas, que muchas veces son un sinsentido.

Lo mejor de la película son sin duda sus dos protagonistas femeninas, una Charlotte Gainsbourg que aporta cierta cordura al film, siendo el personaje más creíble de todos, y una Marion Cotillard que no puede evitar comerse la pantalla cada vez que aparece en ella, cuyo desnudo frontal será recordado y aplaudido. 

Director: Arnaud Desplechin.

Reparto: Mathieu Amalric, Marion Cotillard, Charlotte Gainsbourg, Louis Garrel, Alba Rohrwacher, Hippolyte Girardot, Samir Guesmi, Laszlo Szabo.

Duración: 110 minutos.

Fecha de estreno: 30 de noviembre.

Deja un comentario