La novela terapéutica se afianza como género de moda entre el público femenino

Últimamente cada vez son más comunes los libros relacionados con la conocida como literatura terapéutica, género que conocemos gracias a autoras como Raphaëlle Giordano.

El cuarto libro de la escritora francesa Carole-Anne Eschenazi engancha al lector contándole la historia de Esmeralda Kelly, Emmy para los amigos, una mujer pelirroja divertida y soñadora que tiene la sensación de que su vida no es como debería ser.

Estancada desde hace años en un trabajo que no la llena profesionalmente, con problemas sentimentales e insatisfecha con su cuerpo, Emmy está convencida de que su vida debería haber sido distinta. Pero entonces se cruza en su camino Maud, una mujer alegre y jovial que afirma ser “coach” y decide trabajar con ella para que consiga todo lo que se propone.

Las doce pruebas
Portada del libro Las doce pruebas de Esmeralda Kelly

Retos, metas y superación

Maud le propone a Emmy 12 pruebas basadas en el imaginario de Disney, pero… ¿podrá Emmy superarlas? ¿Pueden ser esas pruebas el camino a la felicidad que tanto ansía?

Se trata de un libro fácil de seguir y al que no cuesta nada engancharse, así como enamorarse de sus personajes protagonistas

A pesar de que en un primer momento cuesta un poco ponerse en la piel de Esmeralda, posiblemente porque vive demasiado en las nubes, lo que resulta un poco cargante en ocasiones y la narración es un poco lenta al principio; una vez que conocemos un poco más sobre ella, y especialmente cuando se encuentra con Maud, el libro rápidamente se vuelve mucho más entretenido, haciendo que resulte muy fácil y rápido de leer.

Es cierto que la autora no profundiza demasiado en los personajes secundarios, puesto que todo el libro está narrado en primera persona, desde el punto de vista de Esmeralda, pero habría estado bien saber más sobre sus padres, sobre Maud y también sobre sus amigos.

El personaje de Lancelot Dulac por su parte sí está muy logrado, huyendo rápidamente del típico galán o el jefe capullo y profundizando mucho más, haciendo que en poco tiempo le tomemos mucho cariño al personaje de forma casi inconsciente.

Las doce pruebas

El libro recuerda en muchas ocasiones a Bridget Jones, aunque eso sí, a la francesa, especialmente al principio y por supuesto por el hecho de narrarse mayoritariamente en primera persona.

En resumen se trata de un libro fácil de seguir y al que no cuesta nada engancharse, así como enamorarse de sus personajes protagonistas. Una historia muy bonita llena de retos, metas y superación que hará las delicias de las soñadoras y las románticas.

Deja un comentario