La historia de la casa Targaryen se une al universo literario de Juego de Tronos

Un mes antes de navidad, con los focos ya puestos en el estreno de la octava (y última) temporada de la serie, George R.R. Martin lanzó Fuego y Sangreque narra a modo de crónica la historia de la casa Targaryen.

La saga Canción de hielo y fuego comenzó en 1996 con su primer libro, Juego de tronos, el cual da nombre a la exitosa serie que la HBO estrenó en abril de 2011. Cuenta actualmente con cinco libros, aunque dos más están proyectados. Sin embargo, como bien sabemos sus lectores, la espera está siendo larga. Desde 2011, año de publicación de Danza de dragones, aguardamos con impaciencia que llegue el siguiente libro, Vientos de invierno. 

Martin ha conseguido convertir la crónica en la narración de un cuento, lo que hace su lectura mucho más amena

Por suerte, en los últimos años, este duro trance se está viendo aliviado con la salida de otros libros que, si bien no son el deseado sexto volumen, están enmarcados en el universo de Juego de tronos. Son las “migajas” de las que nos alimentamos los hambrientos seguidores hasta que llegue el plato fuerte. Pero que sean migajas no hace que sean menos deliciosas. Fuego y Sangre, la última de ellas, es otra prueba más.

Juego de tronos
Portada del libro Fuego y Sangre, de George R.R. Martin (editorial Fantascy).

Más que una crónica, un cuento

El formato de tratado histórico suele ser menos atractivo que el de novela, especialmente para los que no son fanáticos de la saga. Pero, con su habitual maestría, Martin ha conseguido convertir la crónica en la narración de un cuento, lo que hace su lectura mucho más amena. Las sorpresas y los giros son constantes y mantienen al lector enganchado.

El hecho de que la historia de los antepasados de nuestra querida Khaleesi sea tan intensa y violenta como la suya propia, hace el libro aún más interesante. No deja de sorprendernos la capacidad imaginativa de Martin para crear escenarios y tramas. Los “tataratatarabuelos” de Daenerys Targaryen vivieron entre guerras, conspiraciones, traiciones… y dragones. La guinda del pastel la ponen los predecesores de Drogon y sus hermanos, que llegan a veces a convertirse en los verdaderos protagonistas.

Otro punto a favor es la presencia de las maravillosas ilustraciones de Doug Wheatley. Los antiguos reyes Targaryen, sus vasallos y enemigos y, por supuesto, sus dragones, aparecen reflejados de manera magistral en una colección de preciosos dibujos intercalados en el texto.

Fuego y Sangre
Una de las ilustraciones de Doug Wheatley en Fuego y Sangre (contraportada editorial Fantascy)

La eterna preocupación: el tiempo

Con todas sus virtudes, Fuego y Sangre presenta un “defecto”: no es un libro cerrado. El libro abarca la primera parte de la crónica Targaryen. Para llegar hasta Daenerys será necesario un segundo volumen. Y esto no sería un problema con muchos autores, pero como sabemos, Martin se toma su tiempo.

¿Será esta segunda entrega otro libro por el que suspirar durante años? ¿O tal vez también podamos disfrutar de los antiguos reyes Targaryen en un spin-off de la serie original?

Con estas preguntas en el aire, lo que podemos hacer por ahora es disfrutar del libro que tenemos entre manos. Y por supuesto, esperar ansiosos el primer episodio de la nueva temporada, cuyos trailers ya nos han puesto los dientes largos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here