¿Es realmente Glass tan mala como la ponen?

La nueva obra de M. Night Shyamalan se ha estrenado en todo el mundo. Glass se postulaba como una película destinada a generar expectación y una revolución entre el público y la crítica, y así ha sido.

Lo cierto es que su recibimiento no ha sido del todo positivo, sobre todo entre la crítica americana. Sin embargo, entre el público de todo el mundo y la crítica de otros países la cosa cambia.

Es una película que, como muchas otras, abre a su paso una amplia división de opiniones. A mí sencillamente me parece brillante, una de las mejores películas de lo que va de año, y muy infravalorada. En este artículo traigo mis razones para demostrar por qué lo es. He de decir que al final del artículo hay SPOILERS, así que a los que no la hayáis visto aún, no os recomiendo llegar hasta el final.

5Completa una trilogía por todo lo alto

Como ya deberíais saber, Glass es la tercera de una serie de películas dirigidas por Shyamalan. Este brillante director pretendía crear un pequeño universo propio con dos películas independientes entre sí y conectarlas en este final.

El Protegido (2000), dirigida y escrita por el mismo director, está protagonizada por Bruce Willis y Samuel L Jackson. En esta película se centra mucho en el concepto de héroe y villano, y la relación con los cómica, pero desde un punto de vista diferente. Mientras tanto, en Múltiple vemos como deja ese tema más de lado y se centra en los problemas más psicológicos del personaje.

Con Glass, Shyamalan une estos dos mundos y juega con ambos conceptos. Utilizando al personaje de Glass, mezcla ambos conceptos para confundir de igual forma a personajes y espectador. Sin duda es inevitable tener que ver las películas anteriores para comprender esta. Cada película se centra en un personaje, aunque es cierto que en esta última el protagonismo está más dividido.

4Unas interpretaciones excelentes

Y no, no hablo de las interpretaciones de los tres protagonistas, hablo de las interpretaciones que hace James McAvoy. El actor interpreta a numerosas identidades al igual que en Múltiple, y lo hace de una forma excepcional. Se transforma completamente cada vez que cambia de una a otra, como si de un actor diferente se tratara. Es algo muy pocas veces visto y en mi opinión, muy poco reconocido.

El trabajo que McAvoy ha tenido que realizar tanto físico como psicológico supera la cámara. Su interpretación va evolucionando junto a la película y con cada uno de sus personajes. Todo ello le lleva a un final por todo lo alto, emocionante y sencillamente bonito, tierno, que quién lo diría…

3La estética, otra de las claves

Verde, morado y amarillo. Estos tres son los colores de la película. Cada uno representa a uno de los personajes principales y van unidos en todo momento. De nuevo un trabajo muy reconocido. Logra crear una atmósfera visual muy agradable con colores muy básicos.

La técnica le acompaña en todo momento. Además de los colores, Glass destaca en lo técnico por planos que siguen siendo innovadores. Giros y movimientos de cámara que caracterizan al director y que hacen que la película sea aún mejor.

2El final muy criticado, ¿por qué?

Es cierto que el final ha sido criticado con dureza tanto en medios nacionales como internacionales, pero, ¿por qué?

Precisamente lo que pretende Shyamalan durante toda la película es hacer dudar al espectador. Hacerle dudar de si los superhéroes pueden existir o no. De si son reales o son simplemente individuos que han superado una serie de casualidades y se han dejado llevar por su ficción. Esta duda se transmite a los propios protagonistas, e incomoda al espectador.

El final que muestra Shyamalan es arriesgado, jugarte todo a una baza, a la baza de los héroes. A pesar de este riesgo, consigue su propósito. Podríamos decir que la intención del director es la del personaje de Glass, que el mundo le entienda aunque tenga que morir en el intento. Las críticas se han cebado con su trabajo, pero él ha dejado claro y alto su mensaje, le pese a quién le pese.

1Un director y un guion

M. Night Shyamalan, el director ha dirigido y escrito cada una de las películas de esta trilogía. En esta culmina su obra como escritor. A pesar de que hay momentos en los que las frases se quedan un poco pobres, no sirve si no para ver lo profundo que es el guion. Cada conversación entre la psicóloga y los diferentes personajes ahonda en la reflexión interna de cada uno.

Por la parte del personaje de James McAvoy, Shyamalan capta la esencia de cada personaje al que interpreta de forma que juntando una frase y un toque del actor sepamos quién es. Un trabajo para nada sencillo pero que debería ser más reconocido.

Glass es una película destinada a generar división de opiniones. Puede enamorarte o desesperarte, pero no te va a dejar indiferente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here