El vendedor de tabaco es una película del director austríaco Nikolaus Leytner (Half a Life). Se trata de un drama protagonizado por un chico de diecisiete años (Simon Morzé) llamado Franz. Franz se muda de su pequeño pueblo a la ciudad de Viena, donde será aprendiz en una tabacalera. Mientras aprende a tratar con los clientes, a vender tabaco y a enamorarse, Austria atraviesa una etapa trascendental.

La historia se ambienta en la consolidación del III Reich, una Austria antisemita con un claro entorno violento. Vemos cómo cambia la vida en la ciudad y cómo se adaptan a esto nuestros protagonistas. Un día cualquiera en el trabajo entra un cliente que marcará a Franz, se trata de Sigmund Freud, que interpreta Bruno Ganz (fallecido en febrero de 2019). Este personaje está muy presente a lo largo de todo el desarrollo de forma implícita y explícita. Franz tiene muchas preguntas sobre el amor y sobre sus sueños.

El vendedor de tabaco refleja la vida en Viena durante la llegada del III Reich

se pierde el hilo conductor de la historia y el objetivo dramático del protagonista

Desde el comienzo de El vendedor de tabaco Franz nos sumerge con él en un lago lleno de preguntas. En Viena conoce a Anezka (Emma Drogunova), una bailarina que consigue robarle el corazón por primera vez. Sin embargo, Franz experimentará que el amor no es siempre como deseamos. En este viaje del joven, tendremos como referencia las postales que envía a su madre, las charlas con el profesor Freud y sus sueños para entender sus pensamientos.

El desarrollo de la trama consigue mantener el interés del espectador pero divaga por diversos caminos llegando a un final impasible. Los sueños de Franz también resultan postizos en el filme, no consiguen transmitir lo que pretenden o, al menos, cuesta entenderlos. Esta es una de las razones por las cuales el hilo conductor carece de sentido. Además, el protagonista se aparta y vuelve al objetivo dramático constantemente sin llegar a dejar claro lo que anhela.

No es un buen momento para Viena

Aún así, la película cuenta con una fotografía muy lograda y atractiva que refleja la vida en la ciudad de aquella época. Predominan los tonos apagados, excepto cuando se muestra el pueblo de Franz, donde nos encontramos con colores más vivos. Los propios personajes lo manifiestan; no es un buen momento para Viena, y esto es reflejado en su ambientación.

En general, es un drama que cuenta con planos correctos y una interpretación buena pero que no consigue llegar más allá de un momento histórico concreto. No trasciende a los sentidos del espectador.

Dirección: Nikolaus Leytner.

Reparto: Simon Morzé, Bruno Ganz, Michael Fitz, Johannes Krisch, Emma Drogunova, Karoline Eichhorn, Johannes Krisch.

Duración: 117 minutos.

Estreno: 7 de junio de 2019.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here