La verdad que no hace falta mirar hacia fuera de nuestras fronteras para encontrar grandes historias de narcotraficantes. La Galicia de los 80 fue «la puerta de la droga de Europa» y más allá de las historias del tráfico y contrabando que pudimos ver, por ejemplo, en Fariña (que tuvimos la suerte de entrevistar a Antonio Durán «Morris» al respecto de la serie), para muchos existió otro mundo: el de las víctimas y los afectados por toda la droga que se movía en esa época. Quien a hierro mata ahonda en esa sociedad que prácticamente perdió una generación entre cucharas calientes y jeringuillas.

Quien a hierro mata, a hierro muere

Mario es un hombre respetable. Su mujer está esperando un hijo y es muy querido en la residencia donde trabaja con enfermero. Antonio Padín también lo es. Es el patriarca de una gran familia que controla todos los negocios de la zona. Ahora ya está mayor y quiere ir a una residencia, pero sus dos hijos quieren tenerle en casa, como siempre ha sido.

Mario y el señor Padín tienen un nexo común. Antonio es uno de los narcos gallegos que inundaron la zona con la droga y Mario tiene un pasado muy oscuro relacionado con ella. Cuando Mario tenga que cuidar, asear y vestir al capo, el resto de prioridades pasarán al segundo plano, mientras el enfermero se consume por la rabia y el odio.

quien a hierro mata
© Sony Pictures Spain

Entre el dolor y la droga

Quien a hierro mata es la segunda película dirigida por Paco Plaza (Verónica, REC.) que, después de Romasanta, no escribe él mismo el guion. Eso a veces puede ser un inconveniente pero la historia le sienta como un guante al director valenciano. Su filmografía nos ha acostumbrado al terror y fantasía enmarcada en un mundo cotidiano, pero qué hay más aterrador que la propia realidad.

La historia de Quien a hierro mata toca un momento muy delicado para mucha gente en Galicia. El dilema de ¿cuidarías a alguien que directa o indirectamente ha arruinado tu vida? se resuelve de una manera magistral. La tensión de la película se va construyendo poco a poco sin dejarte respirar mientras la trama de los narcos y la de Mario y su paciente confluyen.

Uno de los elementos más destacables de la película son las magistrales actuaciones. Por supuesto Luis Tosar se sale de la escala una vez más con una interpretación tan intensa como contenida en gestos y palabras que posiblemente le puedan granjear algún premio que otro, constatando que sigue siendo uno de los actores estrella de esta generación. Pero donde la película brilla aún más es en el increíble trabajo de las caras más desconocidas.

quien a hierro mata
© Sony Pictures Spain

En concreto la de los actores más jóvenes y veteranos. Por un lado, Xan Cejudo impresiona y a la vez consigue dar lástima a través de un proceso de maquillaje y actuación física impresionante que consigue retratar a un hombre que siempre se ha creído invulnerable y todopoderoso. Pero es el catalán Enric Auquer el que deja boquiabiertos a todos en cada escena que sale, haciendo imposible mirar a su personaje y no ver al joven de los Padín, con sus tics, su acento y sus miedos desde las entrañas. De hecho, si no le dan al Goya a Mejor Actor Revelación este año es que vamos a estar ante un año con una calidad sobresaliente.

Quien a hierro mata te atrapará desde el primer minuto con una historia muy intensa y unas actuaciones sobresalientes. Paco Plaza y Luis Tosar forman un tándem de lujo para una película que te envolverá por dentro y no te dejará indiferente.

Tuvimos la oportunidad de hablar con el director Paco Plaza y el actor Luis Tosar, sobre la dirección, el personaje y la Galicia de los 80. ¡Darle al PLAY! 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here