Otro año más, otro Zinemaldia que llega. Como todos los años Donosti se llena de grandes invitados nacionales e internacionales y se viste de gala para seguir demostrando que 67 ediciones después el Festival Internacional de San Sebastián sigue siendo uno (o quizás el mayor) evento cinéfilo del año. Un año más, los chicos de ALSA nos han dado un empujoncito para llegar hasta aquí y aunque un poco cansados por el viaje, el primer día es siempre el de los abrazos y reencuentros.

Cuando el festival termina, el tiempo se pone en pausa y todas aquellas personas que conoces (cada vez más a lo largo de los años) se mantienen en una clase de estasis, de tal manera que cuando nos volvemos a ver las caras un año más parece que el tiempo no ha pasado. Se recuerdan anécdotas de otros años como si fuera ayer y en general el ambiente no podría ser más festivo.

© Verónica Dávila

Kristen Stewart presenta Seberg

Esta edición del 67SSIFF arranca muy fuerte, con Seberg, un biopic sobre la actriz y activista y las circunstancias extrañas de su muerte, protagonizado por Kristen Stewart. Como no podía ser de otra manera, la primera rueda de prensa del 67SSIFF estaba llena para recibir a la actriz americana. Stewart estaba un poco distraída con la traducción simultánea, pero estuvo atenta con la prensa y no tuvo tapujos en hablar de la fama y sus consecuencias.

Pero propiamente dicho, la película inaugural del festival fue Blackbird (La decisión). No deja de ser curioso que un remake de una película que ya ganó la Concha de Plata a Mejor Actriz en 2014 sea la encargada de abrir el Zinemaldia, pero para muchos la película de Susan Sarandon y Sam Neill era muy superior a la original.

El drama de Blackbird gira alrededor de la decisión de una madre de familia en poner fin a su vida ante una enfermedad degenerativa y dejó con el corazón en un puño a todos los que la vieron en el pase. Sam Neill era el invitado de honor del día y no pudo más que deshacerse en halagos por el trabajo de sus compañeras, en especial el inmenso trabajo de Susan Sarandon.

© Verónica Dávila

Primer día en el 67SSIFF

Para empezar habituales ciclos de cine por la tarde en el Principal, abrimos con Mientras dure la guerra, la nueva película de Alejandro Amenábar producida en exclusiva por Movistar+. Karra Elejalde está irreconocible como un Miguel de Unamuno en las horas bajas y nos muestra un momento quizás un poco desconocido para muchos, el primer germen del alzamiento que desencadenaría en la Guerra Civil española.

Amenabar firma un trabajo valiente, al retratar una España en tonos grises y ambiguos, por ambos bandos. Unamuno siempre un hombre contradicciones y Mientras dure la guerra ofrece un punto de vista un tanto diferente del escritor. Además, las actuaciones de Santi Prego y Eduard Fernández como Francisco Franco y Millán Astray dan un punto de vista original que esperemos que no se diluya entre el debate tan politizado actual.

Para cerrar un primer día muy largo, a última hora de la noche nos aventuramos en la experimental y arriesgada El Faro (The Lighthouse). Casi 2 horas de duración en blanco y negro y en formato cuadrado sobre la locura de dos fareros atrapados en el faro puede parecer una propuesta un tanto extraña, pero nos dejó bastante sorprendidos.

Tanto Willem Dafoe como Robert Pattinson sobresalen en una película donde sus actuaciones lo son todo. Pattinson vuelve a demostrar no sólo que es un actor sorprendente, si no que sabe elegir sus papeles buscando trabajo más alejado del cine comercial y mainstream (al menos hasta la nueva película de Batman).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here