Hay pocas veces que eso de «de los creadores de…» realmente sirve como reclamo. Sin embargo, los creadores de Sherlock, Mark Gatiss y Steven Moffat sí son un sinónimo de calidad. Después de actualizar las famosas novelas de Arthur Conan Doyle, ahora llega el momento de adaptar la mítica novela gótica de Bram Stoker, Drácula.

«Yo nunca bebo… vino»

La historia de Drácula forma parte del imaginario colectivo desde hace décadas. En 1897, cuando el joven abogado Jonathan Harker viaja a Transilvania para gestionar una propiedad se topa con el misterioso conde Drácula, un anciano solitario que vive recluido en su castillo. El conde parece muy interesado en la vida del joven y a medida que pasan los días, éste parece rejuvenecer mientras su invitado se va marchitando. No sólo eso es lo raro del conde, si no que los espejos, las cruces y la luz del sol parecen ser anatema de Drácula y hay muchas otras cosas extrañas en el castillo. Poco a poco, el abogado se irá dando cuenta que jamás podrá salir del castillo, mientras que su anfitrión está preparando las cosas para viajar a la bulliciosa Londres.

«¿Pero entonces, tuvo o no relaciones sexuales con el conde Drácula?» Pregunta la inquisitiva hermana Agatha. Y es aquí donde los relatos comienzan a diverger. La historia parece ser la misma que en la novela original, pero la inclusión de ese curioso e insolente personaje obsesionado con el vampiro provoca una serie de cambios que significativos a lo largo de la serie.

Cartel oficial de Drácula – @BBC @Netflix

La influencia del Drácula de la Hammer en pleno Siglo XXI

BBC y Netflix han decidido dar una nueva vida al más famoso de todos los no-muertos y para ello han contado con los showrunners más acertados para esa tarea. Gatiss y Moffat han tratado con un gran mimo la historia original y han conseguido, con pocos cambios, actualizar la leyenda del vampiro. Para esta adaptación, los creadores y guionistas se han inspirado también en la gran cantidad de material sobre Drácula que la semi extinta Hammer Films creó. Se nota el mimo en la gran cantidad de detalles de la producción, desde los escenarios (el castillo de Drácula del primer episodio es, de hecho, el mismo castillo que en la clásica película Nosferatu) al gore, pasando por el protagonista indiscutible.

No puedo decir que conociese el nombre de Claes Bang. Tuvo cierta relevancia en The Square y la saga Millenium pero para mi era un completo desconocido. Pero a pesar de ello, su interpretación del archiconocido Conde Drácula me atrapó desde el primer momento. Además de un obvio parecido al clásico aspecto de Béla Lugosi, ahora Drácula es mucho más arrogante, irónico y hasta, por decirlo de alguna manera, vacilón. Esta nueva versión resulta refrescante y enérgica muy lejos del arquetipo del lacónico vampiro, como en la versión de Coppola. En esta versión resulta curioso que el propio conde sea lo menos terrorífico del relato, ya que además ofrece los diálogos más afilados y hasta cómicos.

Hermana Agatha (DOLLY WELLS) – @Hartswood Films – Foto: Robert Viglasky – BBC -Netflix

Una historia atemporal con personajes memorables

Pero un villano sólo se puede medir por la calidad del héroe y ente caso, en el otro lado de la balanza tenemos a la hermana Agatha (Dolly Wells). Debo confesar que en cada capítulo estaba esperando las confrontaciones lingüísticas entre ellos dos, sin duda de lo mejor de la serie. En ese aspecto Gatiss y Moffat repiten en Drácula una fórmula que ya les funcionó en Sherlock: El clásico juego del gato y el ratón. Mientras que el duelo entre Sherlock y Moriarty medía a las dos mentes más brillantes de ese mundo, aquí la rivalidad entre Agatha y Drácula deriva entre la pura lucha de egos o curiosidad hasta algo más profundo.

Estos 3 episodios de hora y media (como es habitual en las series de la BBC) cimentan una temporada muy sólida, derivando el relato original a medida que avanza la historia. El primer episodio sirve para asentar a la audiencia en una historia que conoce bastante bien, mientras que el segundo viene a ser el Diez negritos personal de Gatiss y Moffat explicando la famosa travesía en barco de la historia de Stoker. Por último, el tercer episodio resulta todo un giro de 180 grados a la historia pero que sigue manteniendo la esencia del relato original y ofrece un broche de oro para la miniserie.

Drácula es una de las mejores adaptaciones del mito del vampiro en la actualidad y ofrece una perspectiva moderna del personaje. Sus tres episodios nos dejan con muchas ganas de más y esperemos seguir viendo a la increíble pareja actoral conformada por Claes Bang y Dolly Wells.

Dirección: Mark Gatiss, Steven Moffat, Paul McGuigan, Jonny Campbell, Damon Thomas

Guion: Mark Gatiss, Steven Moffat (Novela: Bram Stoker)

Reparto: Claes Bang, Dolly Wells, John Heffernan, Joanna Scanlan, Morfydd Clark, Sacha Dhawan, Mark Gatiss

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here