BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

Aaron Paul cumple 37 años siendo uno de los actores más queridos por el público. Su personaje en la serie de la cadena AMC, Breaking Bad, le valieron un puñado de nominaciones a los Emy, que ganó en tres ocasiones, y una nominación a los Globos de Oro. Y es que, Jesse Pinkman, es capaz de hacerle sombra hasta al mismísimo Walter “Heisenberg” White de Brian Cranston.

Aaron Paul y Brian Cranston en Breaking Bad

Pero para llegar a meterse en el mono amarillo del traficante de poca monta de la serie creada y dirigida por Vince Gilligan (Hancock, Better Call Saul), primero tuvo que pasar por los videoclips de las bandas Korn y Everlast, así como pequeños papeles en películas como Misión: Imposible III (J.J. Abrams), K-Pax (Iain Softley) o La última casa a la izquierda (Dennis Iliadis). También le hemos pedido ver en episodios de algunas series antes de convertirse en el compañero de Walter White, series como Expediente X, CSI: Miami, Bones, Mentes Criminales o Verónica Mars.

Sin duda, ha sido su interpretación del consumidor, fabricante y traficante de metanfetamina Jesse “Cap’n Cook” Pinkman, la que le ha lanzado al estrellato. Pero Pinkman podría haber sido otro pequeño personaje más en el currículum de Aaron Paul, Vince Gilligan tenía intención de acabar con el camello a lo largo de la primera temporada. La huelga de guionistas del año 2008, que dejó en suspenso la producción, salvó a Jesse Pinkman al verse reducida la temporada. Esto llevó a Gilligan a replantearse el futuro del personaje y a crear el tándem Aaron PaulBrian Cranston, que nos haría vibrar a lo largo de los 62 episodios de Breaking Bad.

Su peculiar interpretación le abrió las puertas de Hollywood con grandes películas como Need for Speed, dirigida por Scott Waugh (Acto de valor) en el 2014; la cinta bíblica de Ridley Scott (Gladiator, Alien, Blade Runner), Exodus: Dioses y reyes también de 2014; o Triple 9 de John Hillcoat (Sin ley, La carretera) de 2016. Pero donde destaca Aaron Paul es las pequeñas producciones como Tocando fondo de James Ponsoldt (Aquí y ahora, The End of Tour), la película de Pascal Chaumeil (Spotless, Llévame a la luna, Los seductores) Mejor otro día, o De padres a hijas de Gabriele Muccino (Siete almas, En busca de la felicidad).

Ahora Aaron Paul se lanza a la producción, desarrollando una serie para la NBC, Blackmail, después de haber producido The Path sobre una secta religiosa. Su futuro está en las series de televisión, se han convertido en su obsesión y vive enamorado de la serie revelación de Netflix, Stranger Things, llegando a pedir adoptar a la pequeña Once, interpretada por Millie Bobby Brown.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here