Con motivo del estreno de La Luz Entre Los Océanos, el nombre de Alicia Vikander vuelve a estar de actualidad, si es que en algún momento dejó de estarlo.

La joven sueca ha pasado de ser una completa desconocida a aparecer en todas las galas del mundo del cine en poco más de 2 años, ganándose el respeto de público y crítica con sus trabajos en géneros tan dispares como la ciencia ficción, el drama histórico, el biopic o el cine de acción y espionaje.

La actriz nórdica puede presumir de ser la vigente ganadora del Óscar a Mejor Actriz de Reparto por su actuación en La Chica Danesa y de haber sido doblemente nominada al Globo de Oro en ese mismo año, por sus roles en la citada película y en Ex Machina. Comenzó su carrera compaginando la actuación en cortometrajes y series de televisión en su Suecia natal con estudios de ballet en el Ballet Real de Suecia -sí, antes de decantarse por las cámaras, la niña soñaba con protagonizar El Cascanueces, desde que su madre, actriz profesional, la llevase con cinco años a ver la obra-, pero no fue hasta la nominación al Oscar a Mejor Película Extranjera recibida por Un Asunto Real en 2013 cuando Vikander comenzó a acaparar las miradas de Hollywood.

El resto es historia. De papeles secundarios en películas de época a recibir la atención que se había ganado a pulso, haciéndose con papeles protagonistas en grandes producciones de Hollywood, como la quinta parte de Jason Bourne o el papel de Lara Croft en el futuro reboot de la saga cinematográfica basada en videojuegos que popularizara a principios de siglo Angelina Jolie.

Por si aún no habéis colocado a Alicia Vikander en vuestra lista de actrices a seguir, aquí quedan sus cinco mejores papeles en el cine para convenceros:

5. Un Asunto Real (En kongelig affære, 2012, Nikolaj Arcel)

Fotograma de Un Asunto Real

Esta película danesa ambientada en la Corte Real durante el siglo XVIII narra la relación de amistad entre el rey Christian VII de Dinamarca (Mikkel Boe Følsgaard) y su médico personal, J. F. Struensee (Mads Mikkelsen), un liberal seguidor de las doctrinas de autores como Voltaire o Rousseau, y que poco a poco aprenderá a manejar las locuras y caprichos del joven monarca, tratando de convertir al país en un lugar más libre, buscando abolir la censura que por aquel entonces era el pan de cada día. Todo se complicará cuando Struensee se comience a ver atraído por la reina Caroline Mathilde (Alicia Vikander), convirtiéndose así en un blanco fácil para el resto de miembros de la corte.

La película compitió por el Oso de Oro en la Berlinale de 2012, consiguiendo ganar el Oso de Plata al Mejor Actor para su protagonista y el de Mejor Guion, así como siendo nominada al Óscar a Mejor Película Extranjera -premio que le fue arrebatado por Amor, de Michael Haneke-. Alicia Vikander no recibió ninguna nominación importante por este papel, pero claramente fue la película que la dio a conocer internacionalmente.

4. Testamento de Juventud (Testament of Youth, 2014, James Kent)

Fotograma de Testamento de Juventud

El film británico se centra en la figura de Vera Brittain (interpretada por Alicia Vikander), descubriéndonos su vida antes, durante y después de la Primera Guerra Mundial, centrándose en sus primeros intentos por entrar en Oxford (algo bastante complicado para las mujeres en aquellos años) y su posterior servicio como enfermera en el frente de batalla del bando francés. El otro aspecto importante de la película viene marcado por la relación entre la protagonista y los cuatro hombres que marcaron su vida, siendo dos de ellos, su hermano Edward Brittain (Taron Egerton) y su prometido, Roland Leighton, interpretado por el aún entonces desconocido Kit Harington -sí, nuestro querido Jon Nieve- en uno de sus primeros papeles para la gran pantalla.

Pero si hay algo que marca esta película y que la convierte en una película digna de ver pese a la poca repercusión que ha tenido en nuestro país -se estrenó directamente en DVD- es la interpretación de la actriz sueca, levantando un personaje que no para de evolucionar durante las poco más de dos horas que dura la película, convirtiéndola en la joven pacifista que pasó a la historia como uno de esos personajes casi anónimos que reflejan el humanismo implícito en cada gran conflicto bélico.

3. La Chica Danesa (The Danish Girl, 2015, Tom Hooper)

Imagen Promocional La Chica Danesa

Con un biopic de marcada elegancia ambientado en la Dinamarca de principios del siglo XX, Tom Hooper decidió ir a por su segundo Óscar, pero la jugada se le fue de las manos, terminando en una suerte de película a la que se le vio su descaro academicista y su ausencia total de alma desde el minuto uno. Una pena, puesto que la historia a contar, la de Einar, la primera persona de la historia que se sometió a un cambio de sexo, pasando a ser Lili Elbe, era tan potente como necesaria de visibilizar.

La película destaca por sus actuaciones, y una vez más por la de Alicia Vikander en concreto, quien en el papel de Gerda, la fiel esposa de Lili, roba cada plano en el que aparece, quitándole todo el protagonismo que se le presumía al por entonces vigente ganador del Óscar a Mejor Actor, Eddie Redmayne. El excelente trabajo de estos dos actores consigue establecer una química en pantalla con la que se refleja una relación de amor tan humana como incondicional. La actriz sueca se hizo merecidamente con el Óscar a Mejor Actriz por esta película, dejando la que probablemente sea la clásica de las citadas en este artículo.

2. Operación U.N.C.L.E. (The Man From U.N.C.L.E., 2015, Guy Ritchie)

Fotograma de Operación U.N.C.L.E.

Basada en la serie de televisión que en España se vino a llamar El Hombre de C.I.P.O.L., esta película narra las aventuras conjuntas de Napoleón Solo (Henry Cavill), un agente de la CIA, y Ilia Kuryakin (Armie Hammer), un agente de la KGB, que se ven obligados a colaborar en pleno período de la Guerra Fría en una misión consistente en trasladar a la hija de un importante científico alemán, interpretada por Alicia Vikander, a Roma, con miras a infiltrarse en la organización criminal para la que trabaja su padre y que pretende construir un arma nuclear.

La película flojea en su guión principalmente, con unos villanos anecdóticos que no dan sensación de peligro en ningún momento. Aún así el film se convierte en una suerte de buddy movie a tres bandas en la que el director se permite un lucimiento personal con la ayuda de unas grandísimas interpretaciones de Armie Hammer y Alicia Vikander, cuyas escenas conjuntas son una delicia -la escena del baile se quedará grabada en vuestra memoria desde el mismo momento en que suceda-. Además, el diseño de vestuario, las localizaciones y la ambientación en general es de auténtico lujo. A Guy Ritchie no le dejaron coger las riendas de James Bond, pero él se tomó las licencias necesarias para convertir a esta película en uno de los mejores blockbusters de espionaje de los últimos años, sin nada que envidiarle al agente secreto británico por excelencia.

1. Ex Machina (2015, Alex Garland)

Imagen Promocional Ex Machina

Y si el 2015 ya era extremadamente bueno para Alicia Vikander, estrenando hasta ocho películas incluyendo las dos citadas anteriormente, tuvo que llegar la ciencia ficción para convertirlo en el año por excelencia de su carrera, hasta el día de hoy.

El prometedor debut en la dirección de Alex Garland (quién ya se había hecho un cierto renombre en el mundo del guión con películas como 28 Días Después, Nunca Me Abandones, Dredd o la misma película que nos trata) comienza con Caleb, un programador informático interpretado por Domhnall Gleeson, ganando una visita de una semana a la casa de Nathan (Oscar Isaac), el jefazo de una compañía de software que se encuentra desarrollando un prototipo de robot humanoide llamado Ava, al que se encarga de dar vida la protagonista de este artículo. El principal cometido de Caleb será el de juzgar la capacidad de pensamiento y consciencia de Ava, testando así su cercanía -o no- al verdadero ser humano. El caos llega cuando Ava comienza a expresar sus sentimientos a Caleb, creándole además dudas sobre las intenciones de Nathan. A partir de ahí comienza uno de los juegos más puros en el género de la ciencia ficción de los últimos años.

«- ¿Sabes lo que es la prueba de Turing?
– Sí. Sé lo que es. Es cuando un humano interactúa con una computadora. Y si no se da cuenta de que es una computadora la prueba es exitosa.
– ¿Qué implica el que sea exitosa?
– Que la computadora tiene inteligencia artificial.»

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here