Hablamos de comedia…

Hace unos meses escribí sobre el cine español. Sobre las luces y las sombras de unas producciones que, en algunos casos pecan de falta de originalidad al imitar fórmulas explotadas hasta la saciedad por Hollywood. Pero, sin duda, una de las joyas de la corona de nuestro cine es la comedia. Un género que ha sido cultivado con mayor o menor éxito pero que siempre se ha visto recompensado con su recaudación en taquilla.

Y es que las comedias son el producto estrella de la ficción española. El humor español ha conseguido hacerle sombra al refinado humor francés y al exquisito humor británico. Pero, a pesar de ello, la comedia española también se resiente de uno de ciertos males en los que no ha dejado de caer una y otra vez con las últimas películas del género.

Aprovechamos el inminente estreno de Los del túnel, la nueva comedia dramática de Pepón Montero protagonizada por Arturo Valls (Villaviciosa de al lado), Raúl Cimas (Extraterrestre) y Natalia de Molina (Kiki, el amor se hace), para repasar las cinco mejores comedias españolas.

El día de la bestia

Estrenada en el año 1995, la comedia del director Álex de la Iglesia (Las brujas de Zugarramurdi) supuso el despegue definitivo de su carrera y una auténtica revolución del género. De la Iglesia incorporó el terror a un género que, en nuestro país estaba dominado por las comedias ligeras plagadas de tópicos sobre nuestro país (una fórmula muy recurrente en el género).

La odisea apocalíptica en la ciudad de Madrid fue un rotundo éxito y se convirtió rápidamente en una película de culto y en una de las mejores del director. De la Iglesia nos deja un puñado de momentos hilarantes en los que es imposible no desternillarse de la risa gracias al guión escrito por el director y Jorge Guerricaechevarria (Celda 211), y por las interpretaciones del trío protagonista que conforman Álex Angulo (El laberinto del fauno), Santiago Segura (La reina de España) y Armando de Razza (Buscando el norte). En definitiva, El día de la bestia es una maravillosa comedia que no pasa de moda.

Cartel de El día de la bestia, la película de culto del director Alex de la Iglesia.
Cartel de El día de la bestia, la película de culto del director Alex de la Iglesia.

Rivales

El fútbol siempre ha formado parte del ADN de los españoles y Fernando Colomo (Isla bonita) decidió montar esta delicada comedia en torno al deporte patrio. Estrenada en el 2008, Rivales cuenta la historia de dos equipos de fútbol juvenil que son eternos rivales y que se preparan para su gran final en Sevilla. Durante el viaje se desencadenará un conjunto de descabelladas situaciones entre padres, hijos y entrenadores que nada tienen que ver con el partido que se va a jugar.

Colomo construye una divertida comedia coral con las estrellas del género. Ernesto Alterio (¿Quién mató a Bambi?), Gonzalo de Castro (¿Para qué sirve un oso?), Jorge Sanz (El pregón), Goya Toledo (El desconocido), Kira Miró (No lo llames amor… llámalo X), Santi Millán (El chiringuito de Pepe) o Rosa María Sardá (Maktub) sorprenden en esta comedia que ha quedado injustamente olvidada.

Rivales, la comedia coral de Fernando Colomo.
Rivales, la comedia coral de Fernando Colomo.

Carmina o revienta

En el año 2012, el actor Paco León (Aída) debutó como director con una de las comedias más refrescantes de los últimos años. El éxito de Carmina o revienta se debe a la combinación de una dirección a lo falso documental, un guión ágil e inteligente y a una de las más grandes actrices del cine español: Carmina Barrios. Y es que Carmina o revienta no sería nada sin la madre del director. Toda la historia gira en torno a ella y está escrita para ella de principio a fin.

Carmina o revienta sorprende por su humor extremadamente negro, por llenar cada minuto del metraje de un ambiente de desolación que, a pesar de ello, consigue arrancar un buen puñado de carcajadas en el espectador. Con esta película Paco León creó un nuevo género: el género Carmina.

Fuera de carta

Aunque la película de Nacho G. Velilla (Villaviciosa de al lado) no sea una obra maestra de la comedia, sí que es un delicado ejercicio de cine con un Javier Cámara (The Young Pope) desenfrenado y en su salsa.

El guión no va muy allá y está plagado de los clichés del género a los que se pretende dar una nueva vuelta de tuerca (a veces funciona y otras no), la dirección de Velilla no es de las mejores de su filmografía y puede que Fuera de carta sea una película en ocasiones rancia que va en busca de lugares cómodos. Pero, por encima de todo ello, hay un gran conjunto de actores que convierten una película irregular en una pequeña maravilla. El propio Cámara, acompañado de Fernando Tejero (El club de los suicidas), Lola Dueñas (Los amantes pasajeros) o Benjamín Vicuña (El hilo rojo), levanta la película con una de las mejores interpretaciones de su carrera.

Ocho apellidos vascos

Es indudable que la película de Emilio Martínez-Lázaro (Las 13 rosas) fue un rotundo éxito de taquilla, convirtiéndose en la película española más vista de la historia en nuestro país. A pesar de ello, no es una película que sea santo de mi devoción.

Desde mi punto de vista, se trata de una película irregular que consigue arrancar un par de sonrisas tímidas a lo largo de todo el metraje. Dos momentos simpáticos que se producen gracias a una Carmen Machi (Villaviciosa de al lado) que se mueve como pez en el agua y a un Karra Elejalde (1898. Los últimos de Filipinas) que, reconozcámoslo, está un poco sobreactuado (algo que no tiene por qué ser necesariamente malo).

El guión de Borja Cobeaga y Diego San José empieza siendo un lobo feroz para convertirse en un tierno corderito a punto de ser devorado por una historia que no acaba de funcionar. Hay chistes de vascos y de andaluces que son muchos más graciosos que el guión de Cobeaga y San José.

Pero el éxito de Ocho apellidos vascos en la taquilla española la convierte en una de las cinco mejores comedias del cine español. A pesar de un Dani Rovira descafeinado y sin gracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here