La primera edición del Festival TCM en Madrid no pudo acabar de mejor manera, proyectándose uno de los buques insignia de la filmografía de Martin Scorsese: Casino. Una película donde Robert De Niro y Joe Pesci se consolidaban como los mafiosos con más estilo de la gran pantalla y Sharon Stone se convertía en una femme fatale sin escrúpulos, referencia en el cine negro de la época.

Casino, basada en la novela de Nicholas Pileggi, nos proyecta la historia de Sam «Ace» Rothstein (Robert De Niro), un jugador de apuestas muy acertado que asciende hasta ser el director del casino Tangiers en Las Vegas, que está en manos de un grupo de mafiosos italoamericanos. Su papel es vigilar a la infinidad de tramposos que frecuentan el casino y deshacerse de ellos. Por otro lado, Nicky Santoro (Joe Pesci), un mafioso sanguinario, es enviado para proteger a Ace de Las Vegas. Nicky no podrá proteger a Ace de Ginger (Sharon Stone), que hará que todo deje de ser como antes.

Martin Scorsese se consagró con esta cinta como uno de los realizadores modélicos del género de cine negro. Desde entonces siempre ha ido de la mano con dos de sus actores fetiches, Robert De Niro y Joe Pesci, que consiguieron dar al género noir un aire nuevo y muy personal, siendo unos mafiosos fuera de lo común con trajes extravagantes y lujosos coches. Estos personajes eran chicos que no eran nadie y por un don, ya fuesen las apuestas o la sangre fría, conseguían hacerse un nombre hasta llegar a lo más alto y lo podemos observar en otras películas del director como Uno de los nuestros.

Scorsese y De Niro en Casino

Casino, el amor no tiene precio

En Casino aprendemos una valiosa lección y es que el amor no puede comprarse. Y no solo la aprendemos nosotros, también la aprende el bueno de Ace (Robert de Niro), que por más dinero que se gasta en regalos para su esposa Ginger (Sharon Stone), ella nunca estará enamorada de él.

Algo muy peculiar que sucede en Casino y que por ello la hace tan especial es la manera en la que está narrada la historia. Para poner en situación al espectador y que no se nos escape ni un pequeño detalle, Scorsese cuenta la historia desde dos puntos de vista diferentes, esto es, utilizando dos voces en off, la de Robert de Niro y la de Joe Pesci. Por otro lado, Martin Scorsese nos adentra de tal manera a todos los entresijos del casino y de la mafia que nos hace sentir prácticamente que formamos parte de ello, dejándonos atónitos con los diversos trucos que poseen para que la frase “la banca siempre gana” tenga un sentido.

En Casino observamos cómo Scorsese cuida hasta el último detalle con una puesta en escena soberbia por parte del reparto y el resto del entorno que los rodea. El director estadounidense va más allá y fusiona el apartado técnico del filme con el peso de los personajes en la trama, centrando una luz blanca muy intensa en ellos durante diversos momentos de la película.

Fotograma mafiosos Casino

Una película divertida, con unas subtramas desarrolladas de manera brillante que confluyen con la historia principal, un apartado técnico sublime y un trabajo actoral y de dirección de los propios actores por parte de Scorsese que está a la altura de muy pocos realizadores. Al igual que con Apocalypse now, hay que alabar el inicio fulminante que propone Casino, que hace que desde que empiece la cinta no quieras levantarte de tu asiento para ver cómo se desarrolla.

Casino, una de las joyas de la corona de Martin Scorsese, ha sido la cinta que ha cerrado el primer Festival TCM en Madrid, dejándonos grandes momentos y esperando con muchas ganas las ediciones venideras. Pero si hay que recalcar algo de este evento es que TCM sigue demostrando que siempre va de la mano con el mejor cine.

Director: Martin Scorsese

Reparto: Robert De Niro, Sharon Stone, Joe Pesci, James Woods, Don Rickles

Año: 1995

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here