Un mundo de fantasía en el Siglo XIX

El vacío dejado por Juego de Tronos ha dejado la puerta abierta a multitud de nuevas series de fantasía que buscan llenar ese espacio por completar. Y la apuesta de Amazon es Carnival Row: una serie maravillosa, que engancha y que a pesar de dejar un sabor regular en la boca demuestra que Amazon es ahora mismo el rey de las grandes series.

En un mundo fantástico basado en la sociedad de la era industrial del siglo XIX, humanos y seres fantásticos tratan de convivir en tiempos de odio y racismo. En este contexto, el detective Rycroft Philostrate trata de resolver una serie de asesinatos en el distrito de Carnival Row, pero allí nada es lo que parece…

© Amazon Prime Video

Misterios entre humo y sangre

Con este punto de partida Carnival Row nos sumerge de lleno en un mundo interesante, lleno de capas y vivo que nos cautiva. Los primeros cinco capítulos (de los ocho que la componen) son de lo mejor que se ha visto en este tipo de series desde hacía mucho tiempo. Personajes bien construidos, un mundo cautivador, oscuridad, romance…  Todo parece perfecto.

Pero es que Carnival Row es al final una historia de amor. Y un thriller detectivesco con tintes lovecraftianos. Y una metáfora de los refugiados. Y un comentario sobre las secuelas que deja la guerra y el colonialismo. Y una intriga política. Veis a lo que me refiero, ¿no? La serie al final trata de abarcar tantísimos temas que en sus últimos tres episodios termina siendo una maraña confusa e insuficiente que hace que a uno se le olvide lo bien que había empezado.

Si la premisa era tan interesante, ¿por qué llenarla de cosas que ya hemos visto antes y encima mejor hechas? A parte de su constante afán por introducir temáticas que luego no llegan a siquiera explorar de su mundo que es precisamente lo que engancha al principio. Una lástima, pero eso no exime a la serie de ser un producto de lo más notable.

carnival row cara delevigne
© Amazon Prime Video

Una serie que no tiene nada que envidiar

Mencionado ya su aspecto más débil, sólo queda deshacerse en halagos con Carnival Row. Sus dos actores protagonistas, Orlando Bloom y Cara Delevingne, forman una pareja que pese a sus toques intensos funciona de lo lindo para conducir la trama. La factura técnica de la serie es impecable, y la música con el mismo nivel de calidad. En ese aspecto la serie no tiene nada que envidiarles a sus antecesores.

 

Así que, ya dicho todo, sólo queda recomendar el visionado de Carnival Row. ¿Es la nueva Juego de Tronos? Probablemente no, pero sí es una serie que encantará a los fanáticos de la fantasía. No es perfecta, ni mucho menos, y es frustrante en su desenlace pero estaremos más que atentos en su ya confirmada segunda temporada, la cual todavía no tiene una fecha de estreno. Hasta entonces, disfrutad de su primera temporada. Nosotros ya lo hemos hecho.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here