Vuelve Sylvester Stallone con Rambo: Last Blood

Más de diez años nos separan desde la última aventura del veterano más famoso del cine, John Rambo y casi 40 desde su primera película, Acorralado (First Blood). El mítico héroe de acción de los 80 y 90 ha pasado a formar parte del imaginario popular y aún sigue siendo, junto a Rocky, el personaje al que Sylvester Stallone debe toda su fama. Ahora en Rambo: Last Blood tenemos todo un broche final para el soldado que siempre ha sufrido por su pasado.

Los días de gloria (si pueden llegar a llamarse así) de John Rambo han quedado muy atrás y ahora descansa en un rancho de Arizona cuidando caballos y preocupándose por su sobrina. El viejo soldado aún mantiene muy vivas las secuelas de la guerra, pero trata de tener una vida tranquila y bajo control. Su sobrina, en cambio, desea saber más acerca de su padre quien la abandonó de pequeña y en contra de las advertencias, cruza la frontera a México. Allí será presa de un cártel mexicano de trata de mujeres, haciendo que John Rambo vuelva a la lucha buscando venganza.

© Vértice Cine

Rambo: Last Blood, la venganza encarnada

A pesar de la intención de Stallone después de John Rambo (2008), ha costado 10 años sacar esta película adelante. Con guión a dos manos entre el propio Stallone y Matthew Cirulnick, Rambo: Last Blood traslada la acción de nuevo a Estados Unidos, o más bien, a su vecino México. El antiguo combatiente de Vietnam una vez más no conseguirá encontrar la paz que siempre busca, pero esta vez la amenaza es más peligrosa que nunca.

Con cada nueva entrega de Rambo, el drama de los veteranos en EEUU de Acorralado se ha ido diluyendo para dejar paso a cintas bélicas llenas de acción y violencia. Siendo esta la 5º entrega de la saga, el protagonista es más mito que realidad. El propio aspecto físico de Sylvester Stallone ayudan a crear el retrato de una auténtica fuerza de la naturaleza que, incluso en sus horas bajas, puede eliminar a cualquier enemigo que se le ponga delante.

A pesar de ello, no todo en Rambo: Last Blood es violencia y gore (que la hay, especialmente en el último acto). La película se toma un tiempo más que necesario en construir la situación y preparar el estallido de final. En un comienzo incluso puede parecer que vamos a ver otra historia de un héroe crepuscular como pudo ser Logan en su momento. Pero los traumas persiguen a John Rambo, y el personaje está más allá de toda redención a estas alturas.

© Yana Blajeva

Siempre queda algo por lo que luchar

A destacar la gran cantidad de caras españolas que aparecen en la película. Sergio Peris-Mencheta y Óscar Jaenada llevan ya un tiempo colaborando en películas de Hollywood y en especial el segundo es capaz de robar casi cada escena en la que sale. A parte de los villanos de la cinta, la aparición de Paz Vega, en cambio, es casi anecdótica y de relleno.

Con menos de 90 minutos de duración, Rambo: Last Blood es una atípica película de acción actual. Stallone vuelve a demostrar que Rambo ES su personaje y que la edad no le pesa. Para los fans del icónico soldado y de la acción en general es todo un peliculón que nos deja la duda de si tendremos que esperar otros 10 años para saber algo de John Rambo. ¿Tal vez en forma de precuela?

Director: Adrian Grunberg.

Reparto: Sylvester Stallone, Paz Vega, Marco de la O, Sergio Peris-Mencheta, Óscar Jaenada, Yvette Monreal, Adriana Barraza, Rick Zingale, Louis Mandylor, Jessica Madsen, Nick Wittman, Sheila Shah, Díana Bermudez, Atanas Srebrev.

Género: Acción.

Duración: 89 minutos.

Fecha de estreno: 27 de septiembre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here