BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

En las semanas anteriores vimos algunos de los cambios más radicales en el aspecto físico de algunos actores y actrices. Sin embargo, cambiar de apariencia no lo es todo cuando se quiere representar a un personaje. Para que una interpretación resulte creíble, los actores tienen que ponerse en la piel del personaje que están representando, al menos durante el rodaje.

Sin embargo, algunos intérpretes, para que sus actuaciones resulten más creíbles, siguen metidos en la piel de su personaje incluso cuando no hay cámaras delante. Esto ha llevado a que, en algunas ocasiones, los actores olvidasen su propia identidad, pusieran en juego su integridad física o las de las personas de su alrededor.

1. Heath Ledger interpretando al Joker

Tal vez sea el caso más conocido por su dramático final. El actor australiano cuenta que, para preparar el papel del Joker en El caballero oscuro, estuvo encerrado en una habitación de hotel durante un mes. Allí trataba de ponerse en el lugar de su personaje, escribiendo un diario que firmaba como Joker y experimentando con distintas voces y risas. La interpretación le valió el Óscar a mejor actor secundario en 2008, pero también le causó problemas para dormir. Poco después fue encontrado muerto por el abuso de las medicinas que se le habían prescrito.

2. Leonardo DiCaprio en El renacido

DiCaprio en El renacido

No le han puesto fácil a Leonardo DiCaprio conseguir el Óscar. En El renacido interpreta a un hombre abandonado a la intemperie en la América salvaje. Y según contó después el actor, no dista mucho lo que tuvo que sufrir su personaje y lo que el mismo padeció. No le atacó un oso, pero casi: comió el hígado de un bisonte, cruzó ríos prácticamente congelados, soportó ventiscas y hasta se tuvo que refugiar en el interior del cadáver de un animal.

3. Shia LaBeouf en Fury

Brad Pitt le describió como uno de los mejores actores con los que había trabajado. La verdad es que LaBeouf puso mucho de su parte (y de su cuerpo) para interpretar al soldado de la película. Según dicen, descuidó mucho su higiene personal durante cuatro meses, se hizo sacar la muela, pese a que todos los dentistas a los que acudió se negaron a hacerlo y se hizo heridas en la cara con un cuchillo. Además, el director hacía boxear cada día a los actores del reparto para unirles más.

4. Marlon Brando en El último tango en París.

La película se rodó hace ya más de cuarenta años. Sin embargo, hace poco se rescataron las palabras de Bertolucci de una entrevista de 2013 en las que aseguraba que ni él ni Brando le dijeron a Maria Schneider, qué sucedería en la tristemente famosa “escena de la mantequilla”. En palabras del director: “no quería que fingiese humillación, quería que la sintiese”. La actriz afirmó después haberse sentido un poco violada por ambos, y tuvo que cargar con ello durante toda su vida.

5. Adrien Brody en El pianista

Brody en El pianista

En esta película, Brody interpreta a un músico judío que sufre durante la Segunda Guerra Mundial la persecución nazi.  Este papel le permitió ser la persona más joven en ganar el Óscar a mejor actor, con 29 años. Para ponerse en la piel del pianista, Brody decidió abandonar su casa, vender su coche, desconectar los teléfonos e irse a vivir a Europa durante una temporada como un vagabundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here