Los supergrupos basados en una clase de familia disfuncional de inadaptados con superpoderes es algo que ya tenemos muy visto en la televisión y en el cine. El género superheroico puede decirse que se estrenó con X-Men y sin ir más lejos hemos tenido un gran exponente con The Umbrella Academy. DC va siempre un paso por detrás de las tendencias, así que, ¿qué puede ofrecernos realmente Doom Patrol?

«Más superhéroes en la tele. Justo lo que el mundo necesita. ¿No os habéis ahorcado todavía?»

La respuesta corta es: originalidad y creatividad, para bien y para mal. Doom Patrol es un perro verde. Uno con 7 patas y branquias, gamberra y sin filtros. Es una serie para ver con la mente abierta dispuesto a disfrutar de las locuras que aparecen en pantalla.

Un robot, un burro y muchos traumas

La serie nace como un spin-off de Titans, esa serie oscura de DC (muy alejada del Arrowverso) que viene a traernos las aventuras del supergrupo liderado por Robin. La Patrulla Condenada es un supergrupo, pero formado por personas que no buscan ser ninguna clase de héroe ni de hacer nada útil por la comunidad. Tienen demasiados problemas personales o son unos parias de la sociedad incapaces apenas de convivir juntos en la misma mansión.

El grupo está liderado de alguna manera por Robotman (Brendan Fraser en la voz y los flashbacks), un robot con el cerebro de un antiguo corredor de NASCAR, tan excesivamente optimista como falto de luces. Junto a él se encuentran Negative Man, un antiguo piloto poseído por una entidad de energía alienígena (al igual que Fraser, interpretado en voces y recuerdos por Matt Bomer), actualmente condenado a vivir permanentemente vendado. Rita Farr (April Bowlby), una suerte de mujer elástica, pero que si pierde el control de sus poderes también lo hace de su cohesión estructural, volviéndose una masa informe de carne. Junto a este grupo (y fuera de su aparición en la serie troncal) tenemos a Crazy Jane (Diana Guerrero), con 62 personalidades diferentes y cada una con un superpoder propio y a Ciborg (Joivan Wade), al que ya prácticamente conocemos de su aparición en La Liga de la Justicia.

El guionista escocés se dejó llevar por influencias artísticas postmodernas y surrealistas

Este grupo está reunido por el misterioso profesor Niles Caulder (Timothy Dalton), que a lo largo de los años ha ido buscando seres necesitados de ayuda como estos. Todo cambiará cuando un burro se cruce un día en su camino. Junto a él aparecerá Mr. Negative (Alan Tudyk), el villano y también narrador de la historia, capaz de alterar de la realidad según los designios del propio argumento. «Más superhéroes en la tele. Justo lo que el mundo necesita. ¿No os habéis ahorcado todavía?» comienza Mr. Negative la narración, demostrando que la cuarta pared es sólo una convención en esta serie.

Doom Patrol, el surrealismo más genial

Warner/DC vuelve a demostrar que se encuentra cómodo y con fuerzas en la pequeña pantalla. Arrow y Flash siguen ganando a los fans con su universo más colorido e ingenuo pero la plataforma de streaming de Warner (que aún no ha llegado a nuestro país, se distribuye entre Netflix y HBO) ha dado un golpe en la mesa respecto a calidad y seriedad con Titans y Doom Patrol.

Doom Patrol se estrenó en junio de 1963, dos meses antes que el primer número de X-Men, pero rápidamente fue eclipsada por los mutantes de Marvel. La serie no terminaba de despegar hasta que un joven Grant Morrison se hizo con los guiones a finales de los ochenta y ahondó en el concepto de «extraño». El guionista escocés (autor también de la ultraviolenta Happy!, disponible en Netflix) se dejó llevar por influencias artísticas postmodernas y surrealistas empapando las historias de una profundidad y una rareza propias, convirtiendo inmediatamente en un clásico de culto.

Doom Patrol no tiene ningún miedo en adaptar (con una fidelidad pasmosa también) los aspectos más surrealistas del cómic.

La Patrulla Condenada es una serie que abraza la locura y el surrealismo de los cómics. A lo largo de los 15 episodios de casi una hora cada uno se desgranan los traumas e inseguridades de los personajes, así como una caterva de enemigos a cada cual más raro. Eso sí, no esperéis ningún tipo de ritmo, esta es una serie de desarrollar personajes, como bien indica el propio Tudyk en el penúltimo episodio.

Doom Patrol no tiene ningún miedo en adaptar (con una fidelidad pasmosa también) los aspectos más surrealistas del cómic. Desde villanos como Animal-Vegetal-Mineral Man a la narración intrusiva de Mr Negative pasando por la calle consciente teletransportadora de género fluido más famosa de DC, todo tiene cabida aquí.

El licor fuerte, mejor a sorbitos

La serie tiene una calidad envidiable para televisión y un reparto que genuinamente lo da todo. Además de las estrellas que sirven de reclamo como Brendan Fraser o Timothy Dalton, las mejores paradas son las protagonistas femeninas, Diane Guerrero y April Bowlby que dotan de una gran personalidad a sus personajes sin necesidad de prótesis o CGI como sus contrapartidas masculinas.

Desde Luego que Doom Patrol no es una una serie para ver en un maratón. Tiene un ritmo irregular y sienta mejor en pequeñas dosis, disfrutando de cada locura. No es una serie fácil de ver, pero una vez le coges el ritmo, posiblemente sea la serie de DC más completa de las realizadas hasta la fecha.

Si siempre has querido saber qué se esconde en la garganta de un burro o sospechas que las cucarachas tienen complejo de dios, esta es tu serie.

Doom Patrol se encuentra íntegra para su visionado en HBO España.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here