BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

A lo largo del año cada vez que veo una película fantástica o de terror inmediatamente pienso si encajaría en la Muestra SYFY. Muchas películas que posiblemente no sean una maravilla pero tienen una serie de elementos que hacen que triunfen en el madrileño Palacio de la Prensa. Gore, locura, terror o incluso comedia involuntaria son algunos de ellos. Este pasado año, tras nuestro paso por el Festival de Sitges salimos deseando ver alguna de estas películas es un ambiente más relajado (si cabe). Y menuda alegría dar con varias de éstas en la 17 Muestra SYFY de cine fantástico.

Pero, ¿qué hace tan especial a esta muestra? Si bien es cierto, a algunos pueda saturar el cachondeo general, pero si te gusta, te quedas. Y repites al año siguiente. Sin duda la 17 Muestra SYFY ha sido un gran ciclo de cine, que se supera cada año.

17º Muestra SYFY y el cine que le gusta al público

17 años de Muestra SYFY se dice pronto, pero con el tiempo la cadena sabe lo que le gusta a sus asistentes. Es inevitable que la programación beba de los grandes festivales de cine de género y en especial de Sitges, pero también es lo que el público pide. Los asistentes buscan películas originales pero que a la vez ofrezcan un consumo rápido y divertido. Y si dan pie a la mandanga habitual, mejor que mejor.

Este año en la 17 Muestra SYFY hemos podido ver grandes películas como The Color Out of Space, una aventura psicodélica de terror lovercraftiano con Nicholas Cage de protagonista (uno de los hijos adoptivos de la muestra). La historia de una familia que vive en lo remoto del bosque y sufre los efectos de un misterioso meteorito caído del cielo mientras van perdiendo la cordura parece diseñada para un evento como este.

Por otro lado pudimos ver The Cleansing Hour, una cinta sobre un hot priest y su canal de exorcismos en Youtube. Todo fachada hasta que, claro, un demonio de verdad aparece en el set de rodaje. La mezcla de terror con demonios clásico con comedia moderna también sentó de maravilla entre el público.

Incluso películas más flojas como Blood Quantum, que nos viene a contar un episodio largo y malo de Fear The Walking Dead con nativos americanos tiene cabida en la 17 Muestra SYFY. Esta clase de películas también engranan bien ya que permiten a la gente ir calentando en las primeras sesiones para lo que vendrá después.

El cine que el público no sabe aún que gusta

Nos pueden gustar mucho las hamburguesas pero si sólo comemos eso terminaremos posiblemente gordos y con problemas coronarios. Y es por eso que la organización de SYFY insiste en traernos películas que no parece el foco principal del ciclo, pero con una calidad indudable. En este tipo de películas la mandanga juega claramente en su contra y es mejor disfrutarlas en las salas pequeñas del Palacio de la Prensa para hacerlo a gusto.

En la 17 Muestra SYFY unas de las mayores perjudicadas por este efecto ha sido The Lodge. La película nos cuenta, con un ritmo bastante pausado, la supervivencia y paranoia de una mujer y sus dos hijastros en una mansión perdida entre la nieve. Terminó convertida en una competición de chistes malos entre el público, lo que empaño un proyección con mucha calidad actoral y una puesta en escena inquietante.

En la muestra también hubo hueco para el cine indie que aparece en festivales como Cannes, Tribeca y similares. En esta ocasión ha funcionado muy bien Le Daim, estrenado en Cannes, una película francesa sobre un hombre obsesionado por una chaqueta de cuero de ciervo. Aunque la película derrochaba violencia, ofrecía ciertas reflexiones y un estilo muy alternativo.

Muestra Syfy 2016

Sesiones matinales que mejoran cada año

La Muestra SYFY no sólo está pensada para amantes del terror y el cine fantástico. De hecho, cada año se hace más hincapié en ofrecer material para todos los públicos, incluso para los más peques. También son momentos perfectos para volver a proyectar películas míticas y disfrutarlas en pantalla grande.

Esta vez Regreso Al Futuro ha sido la elegida para el gran reestreno de la 17 Muestra SYFY. En Moobys hemos sorteado ni más ni menos que 40 entradas cuádruples y todos los ganadores estaban ansiosos de asistir a la proyección. Y no es para menos, ya que volver a ver las aventuras de Doc y Marty en los años 50 en una pantalla de cine es algo que no se ve todos los días.

También, y esta vez orientado a los peques, pudimos ver la 17 Muestra SYFY en el estreno de Trolls 2 – Gira mundial. Como viene siendo habitual, no sólo había animación antes de la película si no que todos los niños salieron de la película con un pequeño regalo, aunque fuesen cereales.

La apuesta por la animación

Ya lo he comentado más de una vez, pero parece que por fin la animación está dejando de ser un género en sí mismo a ser un medio para hacer una película de cualquier género. Desde hace ya unos años, este ciclo de cine tiene a bien programar varias películas de animación, ya sea tradicional, 3D o anime.

Además de la mencionada Trolls 2, la 17 Muestra SYFY arrancó directamente con la esperadísima Onward. Que Disney confíe en la muestra para hacer un preestreno exclusivo es todo un indicativo de su fuerza e influencia, además la propia temática esta película encaja bien para el estreno, un pase lleno siempre de invitados y familias. La historia de dos hermanos tratando de resucitar a su padre en un mundo de fantasía actual sigue funcionando a la perfección dentro de este ciclo.

La mandanga de la 17 Muestra SYFY

Sin ninguna duda, si hay algo que engancha, divierte, a veces horroriza y hace especial a la Muestra SYFY dentro de la infinita cantidad de festivales, muestras y ciclos de cine fantásticos que hay en España es la mandanga. En la sala grande del Palacio de la Prensa si algo inquieta a un mandanguer no se lo va a callar. Hay que decirlo y bien alto, para añadir más cachondeo en la sala.

La 17 Muestra SYFY tuvo grandes momentos para la mandanga. La mandanga hace buena una peli mala. Desde los vítores a la luna a los aplausos en las escenas gore, todo se podía comentar. Las risas comenzaban con los créditos, coreados entre todos o aplaudidos y abucheados alternativamente. Además, es habitual que los chistes se vayan de una película a otra. Las tres primeras proyecciones consiguieron que cada vez que aparecía un perro en pantalla, todos los asistentes gritasen horrorizados «¡No! ¡El perro no!» o que los vítores por el «yayo ninja» durasen más allá de Blood Quantum.

Pero sin duda uno de los momentos más divertidos de la mandanga fue durante la película Synchronicity. La investigación de dos paramédicos de Chicago sobre una droga que parece hacer viajar en el tiempo llegó un poco regular al cine. La cinta había cambiado de montaje después de Sitges pero no se les informó a los encargados de subtitularla por lo que ciertas partes carecían de ellos o no cuadraban del todo. Pero para eso tenemos, un año más, a nuestra maestra de ceremonias Leticia Dolera que ni corta ni perezosa agarró un micro y se dispuso a doblar las escenas sin subtítulos. Ciertamente no valió para demasiado pero sí para dar un micro durante la película a una de las mayores mandangers de la 17 Muestra SYFY.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here