Nuestro primer festival de Sitges ha concluido. Han sido 10 días llenos del mejor cine de suspense, fantasía y terror y sin duda que se va a convertir en una cita obligada de nuestra agenda cinéfila. La (cada vez más) cercanía con nuestro queridísimo Zinemaldia lo complica un poco pero esperamos repetir la próxima edición. A pesar de los 52 años que lleva celebrándose, sigue siendo un festival cercano y campechano, donde los fans son los auténticos expertos y pueden tener un trato cercano con sus ídolos.

Nosotros, entre entrevistas, fotos y demás hemos ido a un ritmo bastante relajado comparado con el asistente medio, viendo «solamente» 22 largometrajes. Además de cine español, animación y de gente que no podía salir de sitios, destacamos otros largometrajes.

Harpoon, amistades que matan

Noves Visions es una sección que junta lo más novedoso, lo experimental y lo más arriesgado de directores prometedores dentro del género. Es parte del otro Sitges, alejado del mainstream y de los grandes nombres, pero no exento de calidad. Al igual que sus directores, es una sección donde los espectadores también se arriesgan pero donde se encuentran pequeñas delicias como es el caso de Harpoon.

Dos amigos de toda la vida y la novia de uno de ellos se reúnen para hacer una de las actividades favoritas del grupo: abusar del dinero del primero yendo a pesar con el yate del padre de éste. Richard está encantado de viajar con su novia y su mejor amigo pero en cambio los otros dos empiezan a cansarse de sus cada vez más frecuentes arranques de ira. Cuando fueron a buscar a Jonah, Richard casi le destroza la cara porque pensaba que estaba liado son Sasha. Ahora en alta mar no hay nada que les retenga para dar rienda suelta a sus temores.

Un barco varado en alta mar, tres personajes y un arpón, ¿qué puede salir mal? Todo, obvio. Harpoon se sumerge en el humor negro para traernos un triángulo amoroso fatal, además de usar una narrativa visual muy divertida (narrador incluído) que aprovecha todos los recursos a su disposición.

After Midnight, el dolor de la ruptura, con uñas y dientes

Como habéis podido observar, no todo en Sitges es fantasmas, demonios y gore. De hecho, hay quien dice que hay pocas películas de ese estilo. Pero es que la esencia de Sitges es el cine fantástico, que no necesita que todo el argumento gire entorno a eso. Por eso mismo After Midnight ha desconcertado al público, que vino por una película de un monstruo y se encontró un drama sobre el dolor de la ruptura.

Desde hace unas semanas Hank duerme en el vestíbulo con el sofá atrancado contra la puerta de la casa. Con una cerveza en una mano y su escopeta de caza en la otra, Hank aguarda. Cada noche, desde que Abby se fue, una criatura intenta entrar en su casa, mientras él sólo puede pensar en los momentos que pasó junto a Abby.

De Rustic Films, la misma productora que Synchronic y The Endless, y dirigida, escrita y protagonizada por Jeremy Gardner, After Midnight no deja de ser un drama sentimental, con un elemento fantástico para enganchar o distraer (según se mire) al espectador. Es una película sencilla pero bien dirigida, con buenos planos y alguna tomas soberbias, como un diálogo en plano fijo de más de 10 minutos.

Color Out Of Space, horror lovecraftiano, que no falte

Lovecraft estará eternamente unido al cine de terror y, por lo tanto, a Sitges. El Genio de Providence ha estado inspirando a directores y creadores desde su primer relato. Seres de pesadilla, horrores innombrables y en general la mortal fascinación por poderes ancestrales son elementos que perlan todas las películas de terror. Ahora el director de culto Richard Stanley junto a Nicholas Cage han decidido adaptar directamente uno de sus relatos más famosos: El color de fuera del espacio.

La vida es apacible en Providence y más aún en lo profundo del bosque, donde vive Nathan Gardner, con su mujer y sus tres hijos. Apacible hasta que una noche algo cae del cielo. Parece un meteorito pero deja un residuo, un olor… un color que no es de este mundo. Poco a poco las cosas alrededor del cráter empiezan a mutar de maneras extrañas. Aparecen plantas nuevas y se escuchan cosas junto al pozo, a medida que el color de fuera del espacio comienza a infectarlo todo y a todos a su alrededor.

Richard Stanley es perfectamente consciente de su público y ha querido hacer un todo un homenaje a los Mitos de Cthulhu llenando la película de pequeños guiños a su universo. Además, adapta y actualiza de una manera muy dinámica el relato original, sin que dé la sensación de que lo ha alargado innecesariamente. Body Horror, psicodelia y un Nicholas Cage que reconoce su estatus dentro del género son las claves de esta adaptación tan divertida como loca.

The Vigil, cerrando con folklore judío

Si el festival abrió sus puertas con En la hierba alta, con Patrick Wilson y Netflix a sus espaldas, lo cierra con The Vigil, una producción más contenida que será distribuida en España por Vértigo Films, que ahonda en el folklore judío para contarnos una película con casa encantada y demonio incluído.

Cuando un judío ortodoxo muere, es tradición velar su cadáver durante toda la noche, rezándole y alejando de él los malos espíritus. Cuando nadie del ambiente del difunto puede o quiere, se contrata a un shomer para encargarse de esa tarea, especialmente durante la noche. El señor Litvak era prácticamente un ermitaño que vivía junto a su mujer con demencia enclaustrado en casa. No tiene familia que quiera velar su cuerpo y Yakov es un joven que le vendría muy bien el dinero por pasar sólo 5 horas durante la noche. Pero a medida que las horas avanzan, Yakov descubrirá que una presencia maligna acecha en cada esquina de la casa.

The vigil arranca con una premisa muy potente. Yakov tiene que pasar 5 horas por la noche en una casa tétrica junto a un cadáver y la mujer demente de éste. Ese ya sería suficiente argumento para una película de suspense pero más tarde se nos presentará un elemento sobrenatural que dará pié al terror. El director Keith Thomas se sumerge en leyendas y mitología judía ofreciendo un punto de vista diferente de la clásica historia de demonios. A pesar de contar con un presupuesto limitado, The Vigil consigue generar tensión con pequeños detalles y sumergirnos en la culpa y la paranoia del propio Yakov.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here