BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

Matthew McConaughey ha dado un giro radical a su carrera a lo largo de los últimos años. El actor ha estado encasillado en papeles de chico guapo en películas románticas como Cómo perder a un chico en diez días, Novia por contrato o Los fantasmas de mis ex novias; o como aventurero “sexy pero peligroso” en, por ejemplo, Sahara o Como locos… a por el oro. El punto de inflexión llegó en 2013 con la oscarizada Dallas Buyers Club de Jean-Marc Vallée (La reina Victoria), en la que McConaughey interpreta a un enfermo de SIDA y que le valió un Óscar y un Globo de Oro.

Hasta entonces, las películas del actor texano no habían brillado, precisamente, por sus dotes actorales. Su encasillamiento en comedia románticas y en películas de aventuras no dejaron que McConaughey destacara y su talento brillara. Fuera de esta dinámica, destacó en Tiempo de matar, la adaptación de la novela homónima de John Grisham que llevó a la gran pantalla Joel Schumacher (El número 23) o en la cinta de D.J. Caruso (La conspiración del pánico) Apostando al límite, en la que compartiría cartel con Al Pacino (El padrino). En ellas McConaughey destacaba y podría haber conseguido desencasillarse de no ser por el escaso éxito de estas cintas.

Matthew McConaughey

El nacimiento de una estrella

William Friedkin (Reglas de compromiso) ofreció el papel del policía y asesino a sueldo de Killer Joe, una extraña película en la que McConaughey sorprendió tanto a la crítica como a su público. Fue entonces cuando le dio un giro radical a su carrera y empezó a nacer de nuevo. Después de Killer Joe, interpretó al intrépido abogado de El inocente de Brad Furman (Runer, runer) y, en 2012, volvió a sorprender a todos con su interpretación de fugitivo en Mud de Jeff Nichols (Take Shelter). Es, en la cinta de Nichols, donde McConaughey rompe todos los moldes y todos los esquemas de lo que, hasta ahora había sido su carrera. Acababa de volver a convertirse en una estrella después de su renacimiento.

A Mud le siguió la oscarizada Dallas Buyers Club en la que McConaughey y Jared Leto (Escuadrón Suicida) nos regalaron dos de las mejores interpretaciones de los últimos años. El director Martin Scorsese (Uno de los nuestros) se fijó en el actor texano y le fichó para un pequeño papel en El lobo de Wall Street, cinta en la que McConaughey le hizo sombra al mismísimo Leonardo DiCaprio (Red de mentiras).

Matthew McConaughey

En 2014 llegó Rust Cohle, el policía-filósofo al que puso cara el actor en la serie de Nic Pizzolatto y Cary Joji Fukunaga, True Detective. La serie de la HBO se transformó en un auténtico fenómeno de masa, en un rotundo éxito para la cadena y para McConaughey y su compañero de reparto, Woody Harrelson (Los juegos del hambre). Este fue el nuevo amanecer para McConaughey y para las series de televisión.

Después de True Detective, el director Christopher Nolan (Inception) llamó a su puerta para que protagonizara la película espacial Interstellar, una auténtica joya del séptimo arte que sorprendió a crítica y público con un McConaughey que brilla por su intensidad a la hora de interpretar al piloto Joseph Cooper. Este año hemos podido verlo en la película histórica de Gary Ross (Seabiscuit, más allá de la leyenda), Los hombres libres de Jones.

McConaughey se ha alzado como un gran actor después de dar un giro radical a su carrera que se consolidará aún más con La torre oscura, la serie que Nikolaj Arcel prepara para el año que viene, basada en la novela de Stephen King, y en la que McConaughey interpreta al Hombre de Negro al que intenta dar caza Roland Deschain, interpretado por Idris Elba (Beasts of no nation).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here